Lunes 13 de julio, 2020
  • 8 am

La educación, preciado botín de la disputa

Marcela Da Col
Por

Marcela Da Col

2 opiniones

Prof. Marcela Da Col
Partido Comunista
del Uruguay
Desde nuestras columnas insistimos en que los ciudadanos uruguayos debemos decidir sobre dos modelos de país que están en disputa: por un lado el del campo popular, compuesto por los trabajadores, pequeños y medianos productores, pequeños y medianoscomerciantes y empresarios, jubilados y estudiantes; por otro, el de quienes ostentan el poder – grandes terratenientes, grandes empresarios y grandes industriales representados en las cámaras empresarial e industrial – y están haciendo lo imposible por retenerlo, llegando hasta a denunciar el mecanismo de negociación colectiva ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT)
La educación no escapa a la disputa. La confrontación se da entre quienes sostenemos que la educación es un derecho humano fundamental y defendemos una educación pública estatal y entre quienes la entienden como una mercancía del mercado. Solo señalaremos que el mercadomundial de la educación mueve 4.3 trillones de dólares, que Uruguay es una rareza en el mundo con una educación pública estatal que alberga al 80% de la población en edad de estudiar. Tremenda “rareza” hace que nuestra educación sea un preciado botín.
Quienes insisten en sostener que la educación pública está en crisis, olvidándose de todo avance material (infraestructura, salarios, creación de cargos y acceso por concursos) y significativo de los aprendizajes (premios nacionales e internacionales en literatura, robótica, ciencias; mayor ingreso a la formación terciaria y universitaria, entre otros)proponen y defienden abiertamente la propuesta de colegios públicos de gestión privada. Respecto a esta propuesta que muestran como exitosa tanto los candidatos políticos de la oposición como los medios de comunicación masivos de gran tiraje, que publican con frecuencia sus logros, tenemos la obligación de hacer algunas puntualizaciones.
En primer lugar, decimos que son selectivos porque solo aceptan estudiantes sin rezago previo y que cuenten con una familia que asuma el compromiso de acompañarlos y sostenerlos a lo largo del trayecto; mientras la educación pública estatal acepta y contiene a todos – como debe ser! – a quienes han repetido, a quienes se fueron del sistema y decidieron volver varios años después, a quienes no tienen un referente adulto que los acompañe, a los privados de libertad, y a un largo etc.
Segundo, decimos que los resultados que se muestran de esos “modelos exitosos” no son tales cuando se comparan con los resultados de las instituciones públicas estatales de similar nivel económico, social y cultural. Muestra clara de ello son los estudiantes premiados internacionalmente que provienen de comunidades como Tala, Migues, Atlántida o el proyecto del Liceo 1 de Sauce.
Por último, denunciamos como perverso el sistema de financiación de esos centros que permite que los dineros públicos se re-direccionen a ellos en detrimento de las instituciones públicas estatalesy, además, por el sistema de renuncia fiscal del Estado que hace que lo subvencionemos entre todos. Para ser claros, las empresas donantes pueden elegir si aportan a la educación pública o directamente a estos emprendimientos. Por otro lado, esa “donación” no es tal, ya que la empresa puede recibir beneficios fiscales que le devuelven el 81,25% de lo donado, según la investigación sobre “El avance privatizador en la educación uruguaya: discursos y políticas” FeNaPES y la Internacional de la Educación (IE), 2019.
Sin lugar a dudas, queda mucho por hacer en materia de educación para lograr el ingreso, permanencia y egreso del estudiantado, pero siempre desde la convicción de que la educación es un derecho humano fundamental de toda persona a lo largo de toda su vida. Aquí no caben decisiones egoístas empresariales, que disfrazan una propuesta educativa para esconder su lucro.
Por eso la convocatoria a seguir construyendo una educación pública estatal sólida, apoyada en el programa del Frente Amplio y las candidaturas de Daniel Martínez a la presidencia; Andrade, Cosse y Andrés Lima al Senado y el equipo del compañero Álvaro Lima a la diputación.