Viernes 18 de octubre, 2019
  • 8 am

Retornar de la soja a la ganadería insume 1.200 dólares por hectárea

1786-2

En momentos donde el sector agrícola atraviesa momentos difíciles y los campos comienzan a quedar nuevamente disponibles para la ganadería nuevamente, los costos para volver a reestructurar un negocio ganadero supone un valor superior a los US$ 1.200 por hectárea, de acuerdo a los números que presentó el Ing. Agr. Esteban Montes, del Instituto Plan Agropecuario, en una de las presentaciones que realizó la institución en el marco de la Expo Prado 2019.
Montes señaló que dentro de uno de los trabajos realizados por el Plan Agropecuario, se trabajó en el predio de Jorge Andrés Rodríguez Bidegain, en el departamento de Soriano donde, luego de la experiencia de Jorge Rodríguez Britos (su padre) en el boom de la agricultura en 1950, se adoptó una estrategia diferente en esta última oportunidad.
El técnico señaló que los productores de Soriano explicaron que “cuando vino el boom de la agricultura en 1950, vendimos los ganados y después se fue la agricultura. Nos quedamos con el campo vacío y los rastrojos, fue un mundo de plata para repoblar el campo”.
Dejar pasar el tren de la oportunidad que brindaba la agricultura no era una opción en esta ocasión, pero si la posibilidad de cambiar la estrategia para el retorno de la ganadería con el pasar de los años. “Concretamente ellos tenían arrendados campos en la zona de Tomás Gomensoro” dijo Montes quien agregó que el propio productor admitió que en algún momento “tengo que poner plata”, pero que en la actualidad “ya están con el ganado dentro de la estancia”.
Esteban Montes remarcó que la inversión para el regreso de la ganadería a campos que se encontraban destinados a la agricultura es muy importante, “porque tenés que hacer las praderas de nuevo, poner el ganado para que las mismas te rindan”. En un cálculo realizado por la institución se estima que la inversión ronda los US$ 1.200 por hectárea.
“Obviamente tenés que hacer alambrado, arreglar un molino viejo, se taparon los bebederos, arreglar las mangas porque se te cayeron algunos pedazos, todo eso lo pusimos dentro del combo y te da 1.200 dólares más o menos y eso es un combo bastante grande” dijo Montes. A esto luego se le debe sumar el armado de un nuevo equipo de trabajo, por lo que cada productor debe evaluar la viabilidad de volver a regresar con la ganadería.
En estos momentos existe un período de adaptabilidad, no solo de las empresas, sino también de las personas a la nueva realidad. En este sentido Esteban Montes mencionó que “el dueño del campo lo que hizo fue a tener una renta” por lo que en la actualidad “lo que hace es decir: yo necesito tanto por año, eso lo dividido por las hectáreas que tengo y es tantos dólares” y así es como surgen los nuevos valores por lo que se están arrendando las tierras.
Montes explicó que este tipo de propietarios de los campos, “no te quieren hacer un negocio por kilo porque no quieren asumir riesgos, no te olvides que lo hacen en base a la cantidad de plata que precisan”, al mismo tiempo advirtió que “por ahora están teniendo suerte, no sé hasta cuándo”.