Lunes 21 de octubre, 2019
  • 8 am

Apareció la caja fuerte robada en Termas del Daymán, aunque sin el dinero

Un equipo de la Prefectura del puerto de Salto que realizaba recorridas en aguas del río Uruguay, a la altura del barrio Arenitas Blancas, en la mañana de ayer, gracias a la bajante que sufre el río, advirtió que a escasos metros de la orilla, sobresalía de las aguas un objeto que les llamó la atención.
Al acercarse a constatar de qué se trataba comprobaron que era una caja fuerte, por lo que rápidamente, y sospechando que se tratara de la caja fuerte robada en Termas del Daymán el pasado mes de abril, llamaron a la dirección de investigaciones de la Jefatura de Salto para que fueran ellos quienes se encargaran del rescate.
EL CASO
Como se recordará, el pasado lunes 22 de abril, cuando finalizaba la semana de turismo, un grupo comando fuertemente armado, conformado por cinco delincuentes encapuchados, copó las oficinas centrales de las termas del Daymán y luego de reducir al personal de mantenimiento que se encontraba en el lugar, se alzó con una caja fuerte conteniendo un millón setecientos mil pesos, producto de la recaudación por la venta de entradas al parque termal desde el miércoles anterior a ese lunes. El caso culminó con 5 personas formalizadas, dos de ellas policías en actividad.
ARROJADA AL RÍO
Durante el proceso de los involucrados en el hechos, se conoció la versión de que la caja fuerte había sido tirada a las aguas del Río Uruguay, a la altura de la toma de agua de la planta potabilizadora de OSE del barrio Arenitas blancas. En aquella oportunidad, en ámbitos periodísticos, circuló el rumor que un grupo de buzos de la marina Uruguaya estaría llegando a Salto para rescatar la caja fuerte de las aguas, cosa que nunca ocurrió a pesar de que desde la Policía de Salto así lo solicitaron.
HALLAZGO
Ayer sobre las 10 de la mañana, gracias a la bajante que sufre el Río Uruguay, parte de la caja fuerte quedó a la vista, justamente en el lugar que desde un principio se manejó como el posible: La altura de la toma de agua de OSE del barrio Arenitas Blancas. Según pudo saber CAMBIO la caja fuerte presentaba un fuerte deterioro por oxidación y también, porque estaba «toda tajeada».
Nuestra fuentes presumen que ante la imposibilidad de abrir la puerta de la caja, quienes la manipularon en busca de su contenido, debieron romperla para lograr su cometido.
Las bajante del río Uruguay permitió la localización y rescate de la caja fuerte, pero el millón setecientos mil pesos que contenía, aun sigue sin aparecer.