Martes 17 de mayo, 2022
  • 8 am

Mercedes Sosa cantó en Facultad

Néstor Albisu
Por

Néstor Albisu

319 opiniones

Corría el inicio de la década del 60 y ocupábamos la presidencia del Centro de Estudiantes en Facultad. En esa época, el 9 de mayo era sagrado para los estudiantes de Odontología. Era su día y nuestra generación lo festejaba con todo. Te he contado que al influjo del inolvidable Juan “Piove”
Perrone, se formó entonces la imbatible Murga Estudiantil. El Piove escribía los libretos de dicha murga que también dirigía, además breves piezas teatrales y cantaba con excelente voz de tenor, junto a unos cuantos atrevidos que hacíamos coro.
Ese año, Carlos Smith, -compañero, amigo y colega inolvidable-, me pasa el dato que había una folklorista argentina que con su esposo, guitarra y bombo que salían muy en cuenta. Por antecedentes fallidos no confiábamos mucho de su gusto musical, pero esa vez tenía razón.
La figura de la cantante no era muy atractiva. Pero su voz. . . era de escucharse. El único problema, que ella reconocía, era que su esposo buen intérprete de guitarra, insistía en cantar y era horrible.
La recordamos con cabello renegrido y muy lacio, carita de rasgos bonitos, vestimenta modesta y antigua, completaba su indumentaria un breve sombrerito negro y un pequeño bombo que llevaba permanentemente colgado de su hombro.
El nombre con que firmó el recibo de los $50 que costó su participación, fue Enriqueta Osorio Sosa. No sabemos si era su verdadero nombre, pero sabemos que fue el nombre que también figuró en su primera grabación.
Seguro, entonces nadie la conocía. Corrida por Onganía y Cia. de su país por ser miembro del Partido Comunista, encontró aquí la seguridad que allá le faltaba. Se mantuvo así con pequeños y casi anónimos recitales, hasta que en el 63 es llamada por el pianista y compositor Ariel Ramírez, para complementar la voz femenina en la grabación de la Misa Criolla que junto a Los Chalchaleros preparaban. También allí su participación fue casi anónima por seguir en la lista negra.
En el 65, Horacio Guarani, la invita a subir con él y compartir el principal escenario de Cosquín. Y allí se produce su consagración como figura rutilante. Y esto a pesar de no haber podido figurar en los programas y publicidad del exitoso Festival.
Y se produjo el fenómeno. Subió al escenario una desconocida Enriqueta Osorio Sosa y bajó brillando desde entonces, la inolvidable Mercedes Sosa o como familiarmente se la conoció . . .La Negra Sosa. Fué su consagración. Y de entonces a su partida definitiva no abandonó el sitio de ser la mejor intérprete argentina.
Y nuestras estudiantinas, modestas muestras de alegría juvenil, tuvo el insospechado honor de haberla tenido en el escenario del salón de actos de nuestra Facultad, participando junto a nosotros. Al saber de su definitiva partida, como dicen los artistas que … “salió en su última gira”, volvieron los recuerdos en tropel.
Entonces revivimos aquellos fabulosos 9 de mayo, donde bajo la batuta del Piove, el cabeza Rómer se negó a vestir de mujer, Lothar y Gurt actuaban, Juan Ancis daba sus primeros conciertos de piano que culminó en la Sinfónica de Israel. Entre otros. Mañana hacía payasadas, Violeta y la gorda Nelly acercaban su femenina simpatía, otros con fonomímicas, imitaciones, etc, etc. Y sé que olvido un montón.
Si, cada uno ponía el alma, audacia y sobre todo… su juventud. Y éramos felices, creemos hoy, a casi 50 años de entonces, que mucho aprendimos en la Facultad, pero también complementó nuestra educación social aquellas veladas que con amor, organizábamos.
En el 67, ya recibido e integrando un grupo de Arte Nativo, nos encontramos en el Festival de Misiones con la Gran Negra. Allí, recordó (o lo hizo para dejamos contentos), su intervención en el festival de nuestra Facultad. Comprobamos recién el haber tenido ese honor.
Es que la presencia de la talentosa Mercedes Sosa, en el inicio de su carrera rutilante, confirmaba la categoría de nuestras fiestas.
Mas de un desubicado de los que no faitan, al haber actuado entonces, podría decir atrevidamente: hoy “¿Que si yo era bueno actuando cuando estudiante? Psss… Por supuesto, Figurate que en una de mis actuaciones, tuve de telonera ¡A la negra Sosa!”