Martes 17 de mayo, 2022
  • 8 am

La mediocridad

Néstor Albisu
Por

Néstor Albisu

319 opiniones

“Cada cierto tiempo el equilibrio social se rompe a favor de la mediocridad. Los ideales se debilitan, la dignidad se ausenta, los acomodaticios aprovechan. Y hay gobiernos duchos en crear ese estado de cosas. El mediocre rechaza el diálogo, teme confrontar con el que piensa distinto… Muy inseguro, busca excusas descalificando al adversario. Realmente carece de argumentos para debatir sus ideas.

$e apoya en monólogos y aplausos comprados. Pretende así convencer que es dueño de la verdad. Y logran hacerlo, engañando a grupos dirigidos por individuos muchas veces, tan mediocres como él. Enfermos de arrogancia y soberbia, seguidos por una masa que por ignorancia, comodidad o conveniencia, se dejan llevar.

EL mediocre, al no aceptar sus debilidades, ataca la justicia. Seguramente la impunidad lo tranquiliza. Reemplaza lo cualitativo por lo conveniente, considerándose por encima de las leyes. Como final, declina la educación y la confunde con enseñanza. Conocen así una sociedad sin ideales ni cultura, facilitando la aparición de políticos ignorantes y rapaces.

Tiene indicios positivos dándole un halo triunfalista. Lo logra diciéndole a la gente lo que esa gente está esperando oír. Consigue así triunfos la gente lo que esa gente está esperando oír. En su irremediable final, usan mentiras tratando de cubrir su fracaso. Frente a él está el hombre ideal que dice cosas que puedan sorprender y acaso ser poco comprendido al principio, aunque finalmente se imponen por el imperio de la razón”.

Lo arriba impreso,no me pertenece. Es transcripción del inicio de un libro publicado en l913. ¡Y parece actual! el. hombre mediocre. Su autor es José Ingenieros. Ingeniero. Un español,con parte de su vida transcurrida en Argentina. Literato, Filósofo, Médico, etc. Te lo nombré algunas veces junto a Pío Baroja y Miguel de Unamuno (Premio Nobel|). Constituyendo aquella generación española del 98. Algunos como el abuelo Anastasio e Ingenieros, no residían entonces en España. Este cuarteto se comunicaban, por cartas.

Podrás pensar que Ingenieros seria un ”facho”de derecha. Al contrario Constituyente de la II Internacional de donde surgiera el socialismo, y fué co-fundador de este partido en la Argentina.

Sin embargo adelantándose al tiempo adivinó la invitación de la mediocridad que está asolando nuestra América. Y poco a poco destruye históricos partidos. Algunos siendo originariamente de izquierda, se transformaron en su antítesis, meras caricaturas fascistas de su discutible pero respetable pasado.

Pero a pesar de su pensamiento político, ]osé Ingenieros era sobre todas las cosas un libre pensador, un racionalista. No pretendía mandar ni dejarse mandar. En uno de sus ensayos titulado confusión (1910), hacía una aclaración que luego muchos pretendieron ser sus autores. Decía: “…así como no debemos confundir al Político con el Estadista”. El político piensa y desarrolla su campaña de lanzando promesas para un país que tendrá lugar el próximo período eleccionario. El Estadista hace lo mismo, pero dirigiendo su proyecto para un país que desarrollará y aprovechará una próxima generación(…)”.

Por su amplitud de conceptos recurría a un filósofo griego, maestro de maestros, muy profundo, antiguo e histórico librepensador Séneca. De él utilizaba un pensamiento: “Cuando busqué refugio entre los hombres, me volví menos hombre”. Séneca alertaba siempre sobre el peligro de convertirse en hombre-masa, a la que Ingenieros, en el mismo sentido bautizaría luego como hombre-rebano u hombre mediocre.

Serían aquellos incapaces de pensar o accionar individualmente, necesitando siempre la guía de patrones de acción y pensamiento dirigiendo su comportamiento.Transformándose en toscos

títeres, sin usar su propio raciocinio.

No pretendo que hayas leído a estos filósofos. Sólo doy ejemplos de conceptos puedo emitidos hace cientos de años algunos y miles de años otros. Viejos conceptos que pueden recordarte a personajes actuales.

No nos ponemos a llorar sobre la leche derramada.Solo alertamos sobre aquello que genios antiguos ya nos estaban alertando.

Tal vez no lo veamos, pero espero que hijos y nietos puedan algún día imponerse sobre una mediocridad que deshace aquello