Martes 12 de noviembre, 2019
  • 8 am

La suerte esta echada

Fulvio Gutiérrez
Por

Fulvio Gutiérrez

121 opiniones

Dr. Fulvio Gutiérrez
El próximo domingo, los uruguayos repetiremos una vez más, la hermosa y democrática costumbre de votar para elegir a nuestros futuros gobernantes. Es el día de la verdadera encuesta, la que vale, la creíble, la que sin duda alguna tenemos que aceptar. A esta altura, los partidos y los candidatos ya dijeron todo lo que tenían que decir. Por eso nosotros afirmamos: la suerte está echada.
No ha sido un buen período electoral. En primer lugar, porque los uruguayos rompimos algunos principios que nos venían desde años, y la campaña electoral se ensució. Aparecieron prácticas, dichos, actitudes, que nos eran desconocidas. La falta de ética en ciertos protagonistas de la clase política (algunos recién llegados), que recurrieron a la mentira, al agravio y a inventar acusaciones sobre hechos que no existieron, ensuciaron la “cancha”. En segundo lugar, porque las encuestas dejaron mucho que desear. Algunas no resultaron ser todo lo objetivas que era necesario. Las más, por partir de bases inseguras al realizar muestreos vía telefónica, que no son medios seguros para llegar a conclusiones más o menos correctas. Contribuyeron a la confusión, y dejaron de ser creíbles.
Con todo este panorama, nuestra opinión ahora, antes del “partido”, sin tener en cuenta el “diario del lunes”, analizando lo que tenemos a la vista, y sin pretender ser los poseedores de la verdad, es la siguiente:
1)Se ha producido una polarización entre el Frente Amplio (Ing. Daniel Martínez) y el Partido Nacional (Dr. Luis Lacalle Pou). Son los únicos que pueden ir al balotaje, por lo tanto uno de los dos será el Presidente del próximo gobierno.
2)El Ec. Ernesto Talvi quedó fuera de esa polarización por varios errores propios que comentamos en una columna anterior, pero sobre todo, y con el asentimiento de la dirigencia colorada, perdió fuerza y votos cuando prescindieron del Dr. Pedro Bordaberry. En ese momento el Partido Colorado perdió los votos de sus ciudadanos de “derecha”, y por ende, pasó al tercer puesto, y tal vez, en algún caso, al cuarto.
3)El novel partido Cabildo Abierto es la sorpresa de estas elecciones. Su nacimiento tuvo una doble causa: las aspiraciones políticas de su líder Gral. Guido Manini Ríos, y las decisiones del Presidente Tabaré Vázquez, en la culminación de una errática política sobre las cuestiones militares. Hoy Cabildo Abierto ha captado los votos de la llamada “derecha” (incluyendo seguramente los votos de los partidarios de Bordaberry), con la insólita particularidad que en algunos departamentos ocupa el tercer lugar en intención de votos, por encima del Partido Colorado.
4)Los partidos Independiente y de la Gente, sacrificaron sus aspiraciones por errores internos propios, y hoy, resulta difícil que lleguen al Senado, aunque sí pueden lograr bancas de Diputados. El resto de los partidos, tienen una votación bastante menor, aunque tal vez, en algún caso, pueden lograr alguna banca en la Cámara de Representantes. Ello provocará que sean seis o siete los partidos con representación parlamentaria, lo que constituye una novedad en nuestro país.
5)El 30 de octubre todo indica –a nuestro juicio- que el Frente Amplio será el partido más votado, aunque no llegará a la mayoría absoluta de votos. En segundo lugar y a un escaso porcentaje de votos, estará el Partido Nacional. Por tanto, el 24 de noviembrepróximo, habrá una segunda vuelta o balotaje entre el Ing. Daniel Martínez y el Dr. Luis Lacalle Pou. En esta instancia, acuerdos mediante, entendemos que el Dr. Lacalle Pou recibirá la mayoría de votos, y por lo tanto será el nuevo Presidente de nuestro país.
Tendremos entonces un gobierno sin mayoría parlamentaria propia. Eso supone acuerdos, y los acuerdos provocan el nacimiento de un gobierno de coalición, que se forma cuando un grupo parlamentario no tiene mayoría suficiente para gobernar, y se ve obligado a pactar con otro u otros grupos, normalmente de ideología política afín, para formar un gobierno conjunto. La política es precisamente eso; lograr acuerdos en los temas más importantes; buscar la instalación de políticas de Estado que se deben respetar siempre, sin importar quien gobierne circunstancialmente; y abrir la forma de pensar escuchando a todos y buscando lo mejor en cada caso. Esto no es fácil, porque no solo hay que acordar contenidos, sino formas y estrategias para la concreción de esos contenidos. Y eso no es gratis. Se paga, generalmente con promesas, pero también con cargos. Lacalle Pou trabaja a destajo en procura de esos acuerdos. La reciente señal se dio cuando el Dr. Julio Ma. Saguinetti concurrió al almuerzo de ADM en el cual disertó el presidenciable blanco. No es muy común ver un líder colorado en un acto proselitista del Partido Nacional.
Pero acordar con el Frente Amplio no será fácil. Sus dirigentes no se cansan de repetir que ellos tienen un proyecto de país diferente al que tienen la mayoría de las restantes partidos políticos. De mantenerse esta forma de pensar, no vemos posible que los frentistas participen de una coalición de gobierno, sin dejar de reconocer que en materia política, las sorpresas pueden ser inesperadas.
Tengamos paciencia. En política eso es una gran virtud. Y no cuesta nada.