Domingo 23 de febrero, 2020
  • 8 am

Ejemplo de Democracia

Gerardo Ponce de León
Por

Gerardo Ponce de León

96 opiniones

Por Gerardo Ponce De León
Creo que todos nos tenemos que sentir orgullosos del nivel cívico que tiene el pueblo uruguayo. Dentro de toda la proliferación de listas, la ciudadanía eligió lo que cada uno quería y en paz. Nos queda otra instancia electoral para ver quien de los dos candidatos más votados, será nuestro futuro presidente. Deseando desde ya que vuelva a primar la cordura y la paz.
Es sabido que gane quien gane, habrán detractores, gente enojada, pero es el juego de la democracia lo que vale e importa, y esta nos lleva a aceptar a la mayoría que cree que ese es el mejor candidato. Es parte de la convivencia social, esa virtud que tenemos que poner en práctica, se llama aceptación.
Tenemos que aceptar que en el error o en el acierto, todo va a depender de lo que uno vote, si gana o pierde, poner en práctica otra virtud, que se llama tolerancia.
Ya con dos virtudes, como las que les nombré en este escrito, nos lleva inexorablemente a una tercera, que es saber; dentro de lo que pienso, gane o pierda; perdonar a los que piensan distinto. Por más que el fanatismo, quiera demostrar que los otros están equivocados, que nuestro candidato es el mejor, la democracia nos lleva a aceptar, tolerar y perdonar, a los que creen otra cosa.
Siempre conviene tener presente que “nada es verdad o mentira, todo es según el cristal con que se mira”. no quiero decir que se tiene que votar por quien tiene mayores posibilidades de salir, sino por aquel que mi conciencia me diga que es mejor.
Hoy escuchaba en la radio que en Villa Constitución, votó un señor de 100 años, y me llevaba a pensar ¿a quién conoce de la política? ¿qué lo lleva a votar? Creo que con esa edad, su voto es hacia una divisa, “fui, soy y seré colorado, blanco o frentista”; pero ¿ quién le puede negar que ejerza su derecho a expresarse? También me preguntaba por su credencial cívica ¿cómo estará? Una bobada, sin importancia, pero los años hacen su trabajo de deterioro.
Dentro de las cosas que me llamaron la atención, en esta votación, fue el movimiento en las calles, con lluvia o sin lluvia, dentro de un respeto, que no es común en cualquier día del año, aún no me he enterado de ningún accidente de tránsito. Es un momento en los que uno se encuentra con personas que hace mucho tiempo que no veíamos. Son hombres y mujeres, que eran de nuestro barrio, y hoy estamos cambiados, ya que no solamente a las credenciales, el tiempo hace su trabajo.
Un fin de Octubre que nos lleva a otro fin de mes, a Noviembre, para que todos los uruguayos volvamos a ejercer, en uso de la democracia, el don supremo de poder elegir a nuestro futuro presidente. Honor que solamente la Democracia lo permite. Esperando que no llueva, que exista el mismo respeto. Que nuestro voto sea a conciencia y en total libertad. Esto es construir la democracia.
Muchas veces uno piensa si tendría que ser o no obligatorio, tener que ir a votar. No creo que sea el quid del asunto. Lo importante es ejercer el derecho a elegir; hacerlo a conciencia y libremente. No creo que al señor de 100 lo lleve la obligación de votar, creo si que lo lleva la convicción de ejercer su derecho Existen personas que se visten bien para ir a votar, como señal de respeto a lo que significa el acto eleccionario.
Lo único que nos queda es sentirnos orgullosos de pertenecer a este pequeño gran país, que es, gracias a su gente, un ejemplo de Democracia.