Viernes 3 de abril, 2020
  • 8 am

¡Es Ahora!

Gustavo Chiriff
Por

Gustavo Chiriff

16 opiniones
Diario

Por Gustavo Chiriff
Partido Comunista
Este pasado domingo 27 de octubre, las elecciones nos dejaron múltiples lecturas del pronunciamiento de la ciudadanía. La más clara, para nosotros, es que el Frente Amplio bajo su votación respecto al 2014 y no es un dato menor en cuanto no supimos convencer a una buena parte de la población, como acá en Salto, donde bajo aproximadamente 12.000 votos respecto a la elección pasada. Sin dudas que no solo se debe a aciertos de los adversarios políticos, sino que es por errores propios, muchos de los cuales pasa por transmitir los logros alcanzados y que estos son frutos de un proceso de justicia social.
Más allá de esa autocritica que llegara, sin dudas, esta lo que va a ocurrir el próximo domingo 24 de noviembre, en donde todos los uruguayos decidiremos, en última instancia sobre dos proyectos de país, no es la cuestión entre Daniel Martínez y Luis Alberto Alejandro Aparicio Lacalle Pou, la decisión es sobre que modelo de país queremos para los próximos cinco años. De un lado el proyecto del Frente Amplio que con aciertos y errores, ha demostrado que es posible redistribuir la riqueza, que es posible transformar la indigencia y la pobreza en vida digna y vaya si en Salto lo hemos visto, cualquiera que haya pasado por la zona de Barrio Artigas, donde antes era un asentamiento, hoy hay viviendas dignas, o por el nuevo barrio que se creó con realojamiento de inundados en la zona del By Pass.
Podemos nombrar cientos de avances que se han conquistados en estos últimos años, peor el mas importante, que mejoro sustancialmente la vida de miles de uruguayos, fue el retornar a partir del 2005 los Consejos de Salarios y la negociación colectiva, instrumento que permitió recuperar los salarios mas sumergidos y avanzar en derechos laborales postergados. Miles de uruguayos lo han visto, algo que es normal hoy, el de negociar colectivamente con los patrones, hace 15 años atrás no era posible y nombramos esto porque es la gran diferencia con el otro modelo, el modelo neoliberal de Lacalle Pou, que ya lo manifestó en sus discursos, que si es presidente, va a borrar de un plumazo las conquistas de los trabajadores y eso es retroceso social ni más ni menos, es volver a los salarios de hambre , es volver a la discrecionalidad de los despidos abusivos y la explotación laboral.
Por eso, salteñas y salteños, este 24 de noviembre, cuando estén haciendo la cola para entrar al cuarto secreto, no piensen en su voto de octubre, podrán haber votado a Talvi, Manini o quizás a Novick, deténganse un momento y siéntase en el lugar de un niño frente a su tablet en la Escuela, o a un peón rural mirando por primera vez su recibo de sueldo o la domestica teniendo licencia y aguinaldo, piense en los cientos de uruguayos que pudieron tener su vivienda, pero también piense en que otros cientos más que la están esperando y que el Frente Amplio tiene respuesta para ello. Piense en cuánto ganaba un policía o un maestro o profesor hace 15 años atrás y cuanto gana hoy, piense en las jubilaciones y pensiones que aumentan año a año por encima de la inflación o solo piense cuantos han podido acceder a su medicamente o su operación, cuantos han podido ver gracias a poder contar con un Hospital de Ojos.
Piense en ellos y véase en usted y vera que es ahora que podemos continuar avanzando en derechos sociales, es ahora que podemos realizar lo que no se pudo hacer, es ahora que los y las uruguayos defendamos este proceso de justicia social. El ahora es Frente Amplio, el otro es retroceder.