Miércoles 12 de agosto, 2020
  • 8 am

¡Vísteme lento… que estoy de prisas!

Néstor Albisu
Por

Néstor Albisu

319 opiniones

Por el Dr. Néstor Albisu
Así reconvenía el hidalgo Don Quijote a su escudero Sancho cuando éste trataba de acomodarle su abollada armadura.
Traducida al castellano actual diría: ”vestime despacio…que estoy apurado”.
Y aunque la frase suene a contrasentido, sirve. Son tantas las veces que por querer apurar un hecho no se hace más que errar y quedar en mala posición.
Un ejemplo muy cercano se dio hace pocos días, al darse el resultado de las últimas elecciones.
PRIMERO:
el candidato presidencial más votado se adelanta y abre la oratoria (lugar reservado para el perdedor). Además en lugar de hacerlo festejando el triunfo, lanza inesperada diatriba contra aquellos que habiendo votado el plesbicito. Los trató entre otra cosas de “cobardes”. Tal vez su prisa le impidió recordadar que de ese millón.de votos “cobardes” debía rescatar decenas de miles de votos que necesita son vitales derrotar a la colaición.
SEGUNDO:
En lugar de entusiasmar a su público, usó su tiempo en justificar porque en 15 años no habían podido hcer cosas, tratando de convencer que en los próximos 5 años lo harían (aunque no dijo como). Parecía no darse cuenta que sus menguadas fuerzas a pesar de su mayoría habían perdido su antigua mística. De vez en cuanto con gritos de ¡Vamos arrriba! Pretendía construir un entusiasmo,que se fue diluyendo, finalizando con menos de la mitad de un fracasado festejo.
TERCERO:
Hablaron los otros presidenciables, cerrando Luis Lacalle Pou. Este, que sería el verdadero derrotado. Se presentó con todo un proyecto de coalición que interesó y entusiasmó a toda la oposición.
Parecido al antiguo colegiado, pero “agiornado”, haciendo que más del 67% de los orientales, suspiraran esperanzados. En la próxima te explico de que nos salvamos, safando de un cuarto período de errores y horrores.de lo contrario, si sirve para algo enconmendate a ¡Magoya!