Miércoles 11 de diciembre, 2019
  • 8 am

ACA evalúa la situación del sector arrocero luego de las precipitaciones

Las intensas lluvias registradas a lo largo y ancho del país en las últimas semanas han generado problemas en el sector agrícola y al arrocero en particular. En los trigos las preocupaciones se encuentran en la posible aparición de fusarium y las pérdidas de calidad que ello conlleva, además el no ingreso a las cosechas en tiempo y forma generan atrasos en los trabajos para la siembra de verano.
En el caso del arroz, ya con chacras plantas, la secuencia de precipitaciones ha generado que se perdieran varias áreas sembradas, así como también con baja germinación, que deberían volver a replantarse. Además de haberse perdido prácticamente el tiempo óptimo de implantación del cultivo, pensando principalmente en los fríos tempranos que afectarán el cultivo en su momento crítico de definición de rendimientos.
La Asociación de Cultivadores de Arroz (ACA) emitió un comunicado el pasado 14 de noviembre en el cual establece que ante esta situación climática la gremial está realizando una evaluación general de las chacras, que se encuentran con una diversidad de situaciones de “suma complejidad”.
Las precipitaciones han afectado todas las zonas arroceras del país, generando daños que comprometen a muchos productores. “Existen una cantidad de productores que tienen sus chacras con niveles de agua que les impiden avanzar en la siembra y se han perdido cultivos” dice el comunicado y al mismo tiempo ratifica que existe “un número no menor de productores con atrasos significativos que a la fecha no son recuperables”.
La gremial de arroceros remarca en su comunicado que “la intensión de siembra que era la menor en 27 años y un 9% por debajo de la zafra pasada será aún menor”, a lo que se debe sumar un potencial de rendimiento comprometido a nivel país, por lo tanto advierten que “peligra la continuidad de muchos productores”.