Domingo 23 de febrero, 2020
  • 8 am

La hora de la verdad

Dr. Carlos Silva
Por

Dr. Carlos Silva

87 opiniones

Por Carlos Silva
El próximo domingo deberemos decidir nuevamente en manos de quién ponemos el próximo período de gobierno. Como dice el título, llegó, “La hora de la verdad”. Ante esto, considero que debemos de tener en cuenta algunas cosas que me gustaría poder repasar hoy junto a ustedes, para poder así quizás, contribuir a una decisión tan importante, que tanta relevancia tendrá para nuestro futuro.
Primero nos parece muy fundamental recordar el significado de las elecciones del domingo. Allí estaremos eligiendo una fórmula presidencial, decidiremos quiénes tomarán las riendas del ejecutivo Nacional y la presidencia del Senado de la Republica. Los legisladores ya fueron electos en Octubre, en donde claramente pudimos apreciar cómo el pueblo Uruguayo le dio el respaldo a la actual coalición multicolor, encabezada por Luis Lacalle Pou. Esto lleva, a que ésta, sea la única fórmula que cuenta con mayoría parlamentaria propia, tan necesaria para llevar un gobierno adelante.
Segundo, elegimos fundamentalmente un modelo de país, un camino a seguir y también la manera en que queremos transitarlo, en medio de una crisis regional donde las aguas están turbulentas porque los gobiernos populistas vienen mostrando lo que son y cayendo uno a uno. Realmente el próximo 24 nos encontraremos en un cruce de caminos, en el cual los uruguayos tendremos la voz para decidir qué rumbo tomaremos.
En tercer lugar, no solo elegimos gobierno por los próximos 5 años, sino que estamos convencidos que elegimos un modelo de país para los futuros 20 o 30 años; un legado de esperanza para nuestros hijos, una apuesta por el desarrollo, la unión y el cambio.
Hemos visto en el resto de América cómo gobiernos de izquierda o populistas se encuentran atornillados en el poder, sin temor alguno a cometer fraudes electorales porque entienden que todo vale.
Recordemos que son los mismos que en los años 50, 60 y 70 creían que el camino al poder, era mediante las armas y la guerrilla.
El Frente Amplio ha traspasado límites inimaginables para quienes somos fervientes defensores de la democracia: no han respetado la laicidad, la distinción entre gobierno y partido político, el rol del estado como servidor del pueblo y no de los intereses de su propia agrupación política. No han respetado a quienes piensan distinto, demostrando una y otra vez su intolerancia mediante la incesante necesidad de “división”. Dejaron de considerar al pueblo uruguayo como uno solo, apostando siempre a la separación; “oligarquía versus pueblo”, pasando por alto que somos y seremos siempre uno, y que merecemos un gobierno que contemple las realidades de todos.
Se han creídos dueños de la verdad revelada y que son los únicos que podrán salvar al Uruguay. Han llegado al punto, como su candidato dijo, en que su programa de gobierno se ha convertido en una simple sugerencia y que él, tiene otro programa y otras ideas. Realmente hemos visto cómo la desesperación por perder el poder, los ha llevado a hacer y decir cualquier cosa, y nosotros queremos ser bien claros en algo: en política, no todo vale por un voto.
Por esto y muchas cosas más es que decimos que ha llegado la hora de la verdad. Es el momento histórico donde deberemos elegir el rumbo, es la oportunidad de consolidar el cambio que el pueblo eligió en Octubre, donde más de un 60% de los uruguayos le dijo que NO al Frente Amplio.
Hoy somos más los que vemos una luz de esperanza en el camino y solo les pedimos que en estos últimos días no quede nadie sin trabajar por el cambio, porque todos podemos, de una manera u otra, aportar nuestro granito de arena. Se lo debemos a las futuras generaciones, les debemos nuestro compromiso por un país de unión, esperanza y cambio.
Porqué #AhoraSi #EstaBuenoCambiar.