Jueves 12 de diciembre, 2019
  • 8 am

Me preocupa

Gerardo Ponce de León
Por

Gerardo Ponce de León

88 opiniones

Por Gerardo Ponce De León
Falta muy poco para que el pueblo uruguayo, elija, por intermedio de las urnas, al futuro presidente de todos nosotros, los que vivimos en este pequeño gran país. Creo tengo el derecho, dado por la libertad, de poder escribirles mis preocupaciones, sobre las dos personas (y sus equipos) que van a dirigir el barco, que se llama Uruguay, por cinco años venideros. Nos van a quedar para el año que viene, la elección del Intendente departamental.
Me preocupa cuando se reclama que no se conoce el programa de gobierno de su rival, cuando se tiene un programa nacional, aprobado por el plenario general de su partido, en el que, según él le dan recomendaciones y no es un mandato, agregando que el que resuelve es el presidente, ¿para qué quiere ver otro programa si son recomendaciones?
Me preocupa que cuando un candidato a presidente, en las elecciones internas, de la oposición, proponía crear 100.000 puestos de trabajo, era loco, y hoy día uno de los dos propone crear 90.000.
Me preocupa cuando las cosas andan bien, los hijos de uno de ellos estudian en el Uruguay y del otro en el exterior ¿por qué lo hace, acaso no es buena nuestra educación?
Me preocupa cuando todos sabemos que en el trabajo existen tres tipos de operarios, que son totalmente complementarias uno de otro, que son: el que piensa, el que manda y el que ejecuta. Como dice la canción: “no sabe acaso el señor que sin su peón, no tiene estancia”. Se tiene que respetar a los tres. Si uno en la vida comenzó como trabajador y hoy está a nivel de pensador (si sabe hacerlo) lo primero que se tiene que hacer, es un acto de humildad, nada más y nada menos, que dar gracias a Dios, por lo que le dio y saber hacerlo, aprovechado las oportunidades recibidas. No se puede “refregar” las cosas que se hicieron, en un comienzo de nuestra vida laborar, ya que se hace, simplemente, para regar el orgullo personal.
Me preocupa ya que me es imposible ver un cambio, cuando recién ahora aparecen las formulas para hacer dicho trabajo,(la mejoría de todos los problemas) y es la misma gente que está gobernando en estos momentos, ¿por qué no la hicieron antes?
Me preocupa el orgullo personal, ya que en un país como el nuestro, en el cual la política tiene un lugar importante, para la gran mayoría de los ciudadanos, nos pongamos a ventilar: brujas y temores; pintar un futuro que no pedemos decir que va a hacer de tal forma y que van a privilegiar a tal casta social. Cuando se llega a eso, la primera señal es la de querer atajar un penal con un escarbadientes, se tiene miedo de perder cosas: como es un sillón del poder, de tener algo sucio que esconder. Porque desde que tengo uso de razón, mis padres me enseñaron que uno es dueño de los actos que se hacen, y si se tiene que castigar, que se castigue.
Me preocupa que no suceda lo mismo que cuando recibió el mando, nuestro actual Presidente, dijo: “El que meta la mano en la lata, se la cortaremos” y aún espero que rueden manos de gente. “No dormirá ningún expediente en los cajones” me preocupa que vuelva a suceder. Acá tiene que caer quien caiga, ya que es una de la formas de creer en un Presidente. Es capaz que nadie metió la mano en la lata y no hay ningún expediente en los cajones.
No creo que sea el único, de todos los uruguayos, que tenga preocupaciones. Voy a tener que meditar mi voto para este domingo 24, y elegir, dentro de estas dos personas, la que me deje más tranquilo, que se pueda confiar en él, y que muchas de mis preocupaciones, tengan que desaparecer frente a la paz, que me de, el futuro Presidente del Uruguay.