Miércoles 11 de diciembre, 2019
  • 8 am

Mucho más que una elección a vencer

Álvaro Lima
Por

Álvaro Lima

162 opiniones
Diario

Dr. Álvaro Lima
Diputado electo
Frente Amplio Salto
Más aún que una oportunidad histórica de votar otra vez, éste 24 de noviembre, se trata de apoyar a la fuerza política reconociendo la solidez de la vida individual y colectiva alcanzada por nuestra sociedad. Hemos desandado un tiempo de más calidad humana y de logros que han posicionado a Uruguay entre los primeros países en el planeta.
El más igualitario de América Latina y el Caribe, con la universalización educativa, en cobertura de salud, en prevención de la mortalidad infantil, en oportunidades, en acceso a bienes y servicios básicos, en crecimiento económico, en disminución de la pobreza, en la desaparición de la indigencia o en los programas de fortalecimiento social.
En el crecimiento del PIB nacional, esto es, de la riqueza que generó Uruguay desde 2005 hasta nuestros días acompasada con esa equitativa y democrática forma de distribuir.
También ha crecido el PIB agropecuario, en un 45%. Lo saben muy bien los del alicaído movimiento desestabilizador de un solo Uruguay que evidentemente; jamás comprendió a las clases menos favorecidas y a la fuerza política del Frente Amplio que hizo crecer sus riquezas como nunca en la historia.
Mucho más que una elección, es tiempo de reconocer que los salarios y pasividades han aumentado, inexorablemente todos los años desde 2005 hasta nuestras horas, siempre por encima de la inflación y suba de precios.
Es más que el voto lo que está en cuestión el domingo 24. Es el hospital de ojos y sus más de 90.000 operaciones gratuitas, los consejos de salarios y la negociación colectiva, la ley de 8 horas del trabajador rural y el reconocimiento del servicio doméstico.
Cuántos logros y superaciones. La creación de la Universidad tecnológica en 11 ciudades del país (UTEC), el plan Ceibal de escolares, el plan Ibirapitá de adultos mayores, el fondo de garantías para el acceso a viviendas a jóvenes e inmigrantes, el reconocimiento a artistas como trabajadores y sujetos de derecho.
Tenemos más para enumerar aún. La ley que reconoció el concubinato y su equiparación al régimen conyugal, algunos avances en la reforma de la caja militar que genera anualmente e 500 millones de dólares de déficit y los paga la población uruguaya, los ingresos por concursos a la Administración Pública.
Los alcances de la agenda de derechos que ha reconocido a colectivos postergados en toda la historia, son más sociedad ganada para la construcción ciudadana que promovió el Frente Amplio.
La inserción laboral de las personas afro descendientes, la creación del sistema de áreas protegidas, la ley de reproducción humana asistida, la extensión de la licencia por maternidad y paternidad, la creación de la carrera de maestría en educación inicial.
El sistema nacional de cuidados para la población adulta mayor, personas con discapacidades severas y niños y niñas de 0 a 3 años en desamparo.
La instalación de UPM con dos plantas, la última es la mayor inversión en la institucionalidad del país. La creación de INEFOP para ayudar a desocupados y jóvenes con primeras experiencias en el mercado laboral y capacitaciones.
Los 3.000 kilómetros de carreteras recuperadas en éste último período y la reactivación del ferrocarril; son avances en obras de infraestructura.
No es solo el hecho de votar lo que está en discusión, sino una manera inigualable de hacer y construir por la gente. Sin distingos y sin mirar posicionamientos. Centrados en los intereses de buscar lo mejor para ser mejores.
El Frente Amplio lo ha hecho. Por eso es único y todo su legado estará antes y después del 24 de noviembre. El domingo nos jugamos algo más que vencer en esa elección.