Viernes 6 de diciembre, 2019
  • 8 am

Consejos para evitar infecciones en el oído por mayor permanencia de niños en el agua

Una de las dolencias más comunes en esta época del año es la otitis externa aguda u otitis de piscina. Esta infección, provocada por diferentes tipos de gérmenes u hongos, produce una inflamación del canal auditivo que puede agravarse si no se trata de forma adecuada. Es más habitual en niños que en adultos, ya que son los que más tiempo pasan en el agua durante la época estival.
En Salto particularmente la otitis externa es una patología que se observa todo el año, ya que al tener las termas, los niños por lo general presentan este tipo de afección también en los meses de invierno. Por lo general es el Otorrinolaringólogo el que combate la infección mediante la indicación de antibióticos.
MANTENER EL OÍDO LIMPIO
Es importante cuidar el canal auditivo y mantenerlo limpio para evitar tener exceso de cerumen, ya que este favorece la aparición de la otitis. Los cuidados se han de mantener a lo largo de todo el año, pero es recomendable reforzarlos en verano, especialmente en el caso de menores que acudan con asiduidad a piscinas o playas.
SECARSE BIEN DESPUÉS
Los chicos se deben secar bien sus oídos con una toalla limpia al salir del agua.
Si después de hacerlo el niño/a sigue teniendo la sensación de que ha quedado agua dentro de su canal auditivo utilizar el secador de pelo para tratar de eliminarla.
USAR TAPONES
El uso de tapones puede proteger a niños y niñas que ya han sufrido otitis de piscina con anterioridad o que son propensos a infecciones. También es recomendable que los utilicen menores que tienen drenajes como consecuencia de alguna intervención o que sufren alguna patología como la dermatitis.
HIGIENE DE LA PISCINA
Es importante comprobar que el agua en la que van a bañarse cumple todos los estándares de higiene ya que, aunque pueden coger la otitis bañándose en una piscina con agua limpia, es más probable que la desarrollen si se bañan en una con agua en mal estado o que no cumple los requerimientos de higiene adecuados.