Viernes 6 de diciembre, 2019
  • 8 am

“La perspectiva es de unidad y lucha”

Editor
Por

Editor

69809 opiniones

Por el Prof. Daniel Dalmao
El fin de semana pasado se reunió en Montevideo el Comité Central (CC) del Partido Comunista de Uruguay (PCU). Esta sesión del CC se denominó “Eduardo Bleir”, en honor al camarada y dirigente del PCU que fuera detenido por la dictadura cívico-militar, provocándole la muerte por tortura. Como en tanto otros casos intentaron ocultar este crimen haciendo desaparecer su cuerpo, pero la lucha del Pueblo y la acción del gobierno frenteamplista lograron recuperarlo recientemente. En dicha reunión se analizó el resultado electoral y al finalizar se emitió una declaración cuyos aspectos principales pasamos a reproducir:
“El resultado del 24 de noviembre, con la elección de Luis Lacalle Pou como presidente de la República, implica una derrota de las fuerzas de izquierda y populares… Asumirá el gobierno la fracción más conservadora de los sectores del poder, será un gobierno del gran capital con un sustancial peso de los sectores vinculados al agronegocio…
El poder y la derecha se propusieron desplazar del gobierno al Frente Amplio (FA) y lo consiguieron. Pero no era su único objetivo, también trabajaron con todos sus recursos, que son muchos, para barrer electoralmente al FA y dejar desmovilizado y aislado al campo popular. Esto era sustancial para asegurarse la mínima resistencia para la aplicación a marcha forzada de su ajuste restaurador. No lo lograron. Lacalle ganó por un punto y medio porcentual… Será el único presidente que no alcanzó un 50% en la segunda vuelta. Logró unir a toda la derecha social y a una coalición de cinco partidos, con un peso inédito de la ultraderecha, con componentes de rasgos fascistas. Pero como quedó demostrado en la propia campaña electoral, no hay que confundir a los líderes de los partidos de derecha con sus votantes. Con todo eso Lacalle pudo ganar solo por ese estrecho margen. Esta afirmación no pretende restar legitimidad a su envestidura, pero si dejar claro que su peso político y el de la coalición de derecha que lo respalda, es ese…
La coalición de derecha perdió 200 mil votos en 28 días, eso fue por varios factores, pero el fundamental fue el trabajo militante de decenas de miles de hombres y mujeres, con un gran protagonismo juvenil, con un papel central de los Comité de Base del FA y con el aporte de mil formas de participación, que en todo el país salieron a debatir y a convencer a nuestro pueblo, casa por casa, voto a voto… Hay que valorar esto en su justa dimensión, pero a la vez son imprescindible la franqueza y la fraternidad para encontrar las razones del retroceso y los caminos para superarlo.
Es incuestionable para cualquier análisis honesto que los gobiernos del FA y la lucha popular generaron un Uruguay más libre y más igual, mas democrático. También lo es que no alcanza con gobernar bien, que las transformaciones sociales tienen al pueblo como raíz, que el gobierno no es el poder y que la construcción de una nueva hegemonía política e ideológica es una tarea que no puede ser subestimada. Es necesario abrir un proceso de autocrítica…
La perspectiva que se abre es de unidad y lucha. La coalición de derecha intentará imponer su agenda restauradora… el ajuste, el recorte de derechos y la concentración de la riqueza serán el sino de las acciones de gobierno, también el alineamiento con EEUU y las provocaciones contra los procesos populares del continente, a eso vienen… La ley de urgente consideración y el Presupuesto serán dos instrumentos clave. Hay que organizar la fuerza política y social capaz de enfrentar esta agenda regresiva, en el Parlamento y en toda la sociedad…
Las y los militantes del PCU y de la UJC, han estado en la primera línea del gigantesco esfuerzo desplegado en esta elección. La gran votación de la 1001, el espacio construido en torno a la candidatura de Oscar Andrade, las ideas y la metodología impulsadas en la campaña, la representación parlamentaria alcanzada, implican una enorme responsabilidad que asumimos con orgullo…
Culminamos reiterando nuestro reconocimiento y saludo a los miles de compañeros y compañeras que se pusieron la campaña al hombro y demostraron el valor de la militancia y la acción colectiva para cambiar la realidad. El desafío es construir el tamaño de pueblo organizado capaz de resistir la restauración conservadora y, con unidad y lucha, abrir caminos para avanzar en democracia. En eso estaremos, cada día, las y los comunistas.”