Viernes 4 de diciembre, 2020
  • 8 am

Un largo camino

Néstor Albisu
Por

Néstor Albisu

319 opiniones

Por Néstor Albisu
Salto, una tórrida tarde de verano de 1929. Culminaba la tercera década del siglo que transformó aldea en Ciudad.
Luz eléctrica en hogares y calles, fábrica de hielo, tres saladeros, talleres de Ferrocarril y astilleros capaces de construir locomotoras y barcos, puerto activo recibiendo jangadas del norte, barcazas que transportaban producción, línea de vapores uniéndonos con Buenos Aires, etc.
Y en aquella tarde del 29, todo Salto estaba atento a la radio. Hacía menos de un año Salto contaba con la 1era.radio comercial del interior, C.W.27 Radio Boulevard Broadcasting (hoy Radio Tabaré), en aquella época del Sr. Ernesto Popelka.
¿Qué interesaba? Entre valses y paso dobles, un locutor anunciaba que en horas llegaría a nuestra ciudad la 1era.salteña diplomada en Medicina y 2da. médica uruguaya.
Se trataba de la Srta. Matilde Albisu Bruzzone, hija del ilustre maestro Anastasio Albisu. El aviso motivó que sobre la tardecita, a la calle Osimani Llerena (donde residía la familia de la flamante médica), todo Salto se volcara. Finalmente impidiendo el paso de los pocos vehículos que transitaban nuestras empedradas calles.
Un joven pensará: “Por qué tanta alharaca por un nuevo profesional”. Seguro, acostumbrado a que hoy surgen contingentes de jóvenes recién diplomados.
Pero deben tener en cuenta dos diferencias. La Primera que en aquella época eran pocos los jóvenes que podían ir a la capital, y menos los que luego de recibidos, regresaban. Hoy, pueden diplomarse sin moverse de Salto (gracias al esfuerzo de generaciones que lograron este polo cultural que debemos cuidar).
Segundo, que se trataba de una mujer. En aquella época, pocas eran las que dejaban su casa. Aquellas que poseían medios, recibían una maestra en su casa. Luego se les enseñaba bordado, costura y todo aquello que constituiría su ajuar nupcial. Preguntarás: ¿Tan niñas lo hacían? Conocí vecinas que aún no teniendo novio, preparaban su ajuar. Surgirá otra pregunta: ¿Y si no se casaban? Allí había un destino de ese ajuar que explica una frase que habrás escuchado. Cuando una chica no se casaba, decían delicadamente: “Quedó para vestir santos”. El destino de ese ajuar era los santos de su Parroquia.
Y bien, Matilde Albisu, como volvía con su flamante título decía: “Dra. de niños y señoras”. Los niños varones eran hasta cumplir 15 años y pasaban a ser tratados por un Dr., ni pensar revisar un hombre.
Comenzó en el Hospital Regional Salto, pero de principio le chocó una cosa. El departamento de Emergencias era único y compartido por niños y mayores. Fue así que a los pocos meses elevó una nota a la Dirección del Hospital con los considerandos que ella creyó a tener en cuenta.
No estaba de acuerdo en poner niños con problemas de fracturas, convulsiones, etc. en el mismo recinto de espera donde había heridos en reyertas, ebrios, prostitutas, etc. La Dirección elevó su nota sin tomar posición…y no pasó nada. Al cabo de unos meses la volvió a enviar con ejemplos de episodios que había presenciado, pero tampoco contestaron.
Entonces prefirió retirarse y a través del Consejo del Niño (hoy Inau), atender en 5 centros diferentes niños y adolecentes.
¿Por qué no obtuvo repuesta? Una por ser joven profesional. La principal: por ser mujer. Se consideraba un atrevimiento que una mujer se atreviera corregir a tan ilustres caballeros.
La Dra. Matilde ni soñando puede haberse imaginado lo que ocurrió hace pocos días. La actual Comisión Uruguaya de Salto Grande dio importantes fondos para hacer realidad su sueño de hace casi 90 años. La Dirección actual del Hospital que lo permitió. Y sobretodo que un sobrino-nieto, estuviera en el momento exacto y en el lugar adecuado, para dar el empujoncito para que el milagro se produjera.
Como decía el aviso de las Academias PITMAN publicitando cursos (secretaría, dactilografía, corte y confección, etc.) que ayudarían a liberar económicamente a la mujer, allá por el 50:
“Un largo camino has recorrido… muchacha”
Pero valió la pena la espera. ¿Verdad?