Martes 28 de enero, 2020
  • 8 am

Barrios privados y tierras para el pueblo

Leonardo Vinci
Por

Leonardo Vinci

43 opiniones

Por Leonardo Vinci
En Maldonado están 40 de los 78 Barrios Privados construídos en el país.
Existen distintos tipos de ellos, siendo los más notorios los Clubes de Campo o Countries, que se ubican por lo general en las zonas periurbanas y según un estudio reciente publicado por la Intendencia de Montevideo “… cuentan con gran extensión espacial, desarrollan formas de cierre y seguridad, vida al aire libre, y ofrecen una gran variedad de espacios comunes y de servicios, en particular vinculados a diferentes deportes (tenis, hípicos, golf, entre otros). Presentan uso residencial tanto permanente como temporal, y son diseñados para sectores de ingresos medios altos y altos”.
También se destacan los Barrios cerrados “… ubicados en la periferia de las ciudades, los que cuentan con una extensión espacial más acotada en muchos casos que los Countries, y asimismo desarrollan formas de cierre y seguridad y ofrecen una gama más limitada de servicios. Presentan un uso residencial predominantemente permanente, y son diseñados para sectores de ingresos medios y medios altos .”
El Gobierno de Salto, debería despojarse de absurdas trabas ideológicas y salir a buscar inversiones que atraigan a extranjeros deseosos de radicarse en nuestro Departamento, en complejos de este tipo.
La propia comuna podría ir más lejos y utilizar una tercera parte del Parque del Lago, al norte de la Represa de Salto Grande hasta la desembocadura del Itapebí para desarrollar uno de esos grandes Countries.
Nuevos habitantes con poder adquisitivo, mejorarían la economía de Salto.
Rápidas inversiones en el sector inmobiliario dinamizarían la plaza.
Nuevos puestos de trabajo, en epecial en el sector servicios se crearían a mediano plazo.
La Intendencia recibiría importantes cifras de dinero y se aseguraría de contar con nuevos ingresos por concepto de contribución y tasas.
Precisamente, con los dineros provenientes de la venta de costosos lotes, la Comuna podría emprender un moderno plan de distribución de tierras, adquiriendo extensiones de campos alrededor de la ciudad y localidades vecinas.
La idea no es nueva, ya que Artigas la llevó a la práctica con su “Reglamento de tierras” y en la década del 30 el concepto fue nuevamente planteado por el insigne ciudadano Baltasar Brum, proponiendo entregar lotes por medio de la enfiteusis, o sea, cediendo por largo tiempo el dominio útil de una propiedad, mediante el pago anual de un canon.
El ex Presidente decía “El particular persigue, como es natrural, un propósito de lucro, ya que vive de la renta que le dan sus tierras; el Estado en cambio,- que es el país, que es todo el pueblo sin distinción de clases ni edades,- busca el bienestar de todos sus habitantes, ya que con ello engrandece a la República. La enfiteusis hará el bienestar de todos los habitantes que trabajan la tierra, porque el Estado la ofrecerá como un instrumento de trabajo al que quiera trabajarlas y labrarse así su porvenir contribuyendo al engrandecimientro de la Patria.”
La Prensa de la época decía sobre el Plan “Tierras para el Pueblo”: Se trata de una obra que puede representar una extraordinaria utilidad pública, aparte de afincar a centenares de familias laboriosas que en la actualidad viven en plena miseria económica.”
Y hoy como ayer “… vale la pena y es el momento oportuno para encarar de lleno y con verdadera decisión los trabajos tendientes a convertir en realidad estas grandes iniciativas de progreso.”