Miércoles 12 de agosto, 2020
  • 8 am

Quedó inaugurada la escultura en homenaje al Éxodo del Pueblo Oriental

Una pieza monumental a cargo del artista salteño Diego Santurio recordará la gran marcha emprendida por los pobladores de la Banda Oriental en octubre de 1811, con José Artigas a la cabeza, oyendo “sólo la voz de su libertad y determinados a no permitir jamás que su suelo” fuera “entregado impunemente a un extranjero”, según afirmaba el propio jefe de los orientales en la carta a la Junta Gubernativa del Paraguay del 7 de diciembre de ese año.
La iniciativa de instalar una escultura partió de la Delegación del Uruguay ante la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande, con el objetivo de “poner en valor” la movilización de paisanos que dejaban tras de sí todas sus pertenencias para no vivir bajo la tiranía de un poder invasor.
EN DESEMBOCADURA DEL SAN ANTONIO
El monumento en cuestión, una “intervención permanente enclavada en la zona de la desembocadura del arroyo San Antonio, Costanera Norte”, fue encomendado a Santurio y realizado a partir del montaje de piezas fabricadas con la tapa en desuso de la turbina 14 del Complejo Hidroeléctrico de Salto Grande. Según explican los impulsores del homenaje, la enorme pieza, cuyo nombre es Eran miles, “se compone de varias figuras artísticas abstractas que funcionan en conjunto para dar sentido al peregrinar de hombres, mujeres, niños y carretas”. Se despliega a lo largo de 47 metros y, en su punto más alto, supera los 5,50 metros “desde el nivel del piso hasta el vértice más lejano”.