Miércoles 29 de enero, 2020
  • 8 am

Liga ofreció mil dolares a clubes para reforzarse en playoffs

En la Liga Salteña no deja de sorprender con algunas acciones, que han generado varios comentarios entre los clubes que van a estar en los playoffs de semifinales, y aquellos que van a quedar eliminados. Según pudo saber CAMBIO, la dirigencia del básquet local viendo que tiene en “caja” cuatro mil dólares, se les ocurrió ofrecer mil a aquellos equipos que estarán en la definición. Esto es con el propósito de que puedan reclutar un jugador, ficha nacional o extranjera y así potenciar la instancia pero a la vez buscando a que el básquet, al menos en este etapa final, pueda atraer más público y en definitiva ser más atractivo. Pero el ofrecimiento no quedaba allí; la Liga iba a ser la encargada de elegir a los jugadores que luego serían sorteados entre los equipos participantes de las semifinales.
Pero no es sólo este detalle; la Liga iba a impedir así que los clubes pudieran contratar jugadores a libre elección, más costosos, y con el apoyo de mil dólares de parte de la dirigencia.
Sabido esto, varios fueron los dirigentes clubistas y entrenadores que se preguntaron con que criterio la Liga iba a elegir a los jugadores. Es decir, cuatro bases o aleros, escoltas, alero pívot o pívots. No hay experiencia en ninguno de los dirigentes de la Liga Salteña en reclutar o elegir jugadores. Entrenadores se preguntaron también de donde los iban a sacar o con que contratista iban a hablar para instalar esta curiosa idea, que el lunes próximo oficialmente se trataría en un Consejo de Liga.
Pero, durante la reunión en la que se trató esta “idea” surgió una propuesta por demás interesante y de proyección. Un delegado propuso que, en vez de que ese dinero sirva para traer a un jugador por equipo para playoffs, porque el miso no se destina a capacitar a los árbitros locales, algo tan necesario en estos momentos dentro del básquet salteño.
La propuesta sedujo a más de uno, fue más oportuna, y por ende tomaría mayor fuerza con el correr de los días, ya que el descontento con el arbitraje es una realidad y que además se refleja en el público. Hay árbitros que están preparados para saber llevar los partidos, en cambio hay otros que no están a la altura de un partido de Primera División y menos aún de actuar en juegos de semifinales o finales de campeonato.