Miércoles 29 de enero, 2020
  • 8 am

Nada indica que haya sido un atentado y se conoce otra versión

El atentado a la casa de la edil Liliana Filonenko aun no ha traspasado las barreras de “Problema entre vecinos”. Nada indica que haya algo más que diferencias entre la edil y parte de sus vecinos. Ningún elemento hallado hasta el momento hace pensar que se haya tratado de un atentado.
Conceptualmente, es lo que se desprende de la charla que sobre el punto, mantuvo ayer CAMBIO con el jefe de ayudantía Comisario Mayor Adolfo Cuello. El martes 10, a la mañana se recibió una denuncia en la seccional Tercera de Policía, por parte de la edil, donde acusa a una mujer, quien junto a su marido le habría tirado una botella a su vehículo. Luego, pasadas las 20 horas, la denuncia fue ampliada y en la ampliación la edil denuncia los disparos realizados en su casa.
Del trabajo realizado en el lugar por parte de la Guardia Republicana no se desprende que la casa haya recibido impactos de bala, dijo Cuello, quien se apuró a aclarar que de todas maneras no quiere decir que no hayan habido disparos; Si los hubo, en la casa no dieron, aclaró.
La diferencias entre los vecinos existen y son claras, por lo que la policía reforzó la vigilancia y el patrullaje en la zona a fin de prevenir cualquier inconveniente que pudiere surgir.
El tema está en un proceso investigativo y ahí se verá.
El Fiscal de primer turno es quien tiene el caso, y será él quien resuelva, dijo el jerarca Policial.
LA OTRA VERSIÓN
Exhibiendo otra versión de lo sucedido, Geovanna Noemi Fleitas Cayetano en la rede social Facebook, a través de la página Compra venta Salto, acusa al esposo de la edil de haberle pegado con una cachiporra. Además afirma que el problema “venía hace rato porque la edil se metía con una menor de segundo”.
ESTE ES EL POST CON LA OTRA VERSIÓN
“La señora sinvergüenza no dice la verdad. Primero averigüen quien empezó. El pleito era entre dos mujeres, una era mi hermana, con esta señora. El problema era hace rato porque la edil se metía con una menor de segundo. Señora, su marido el martes a la mañana, me agredió a mí, que yo no tenía nada que ver, con una cachiporra. Hay testigos, está toda la cuadra (de testigo)de lo que su marido usó conmigo. Y después fue mi hermana que venía para hacer un paseo de jardín con una nena de dos años, y su esposo iba detrás de ella. Ahora, los dos hombres que fueron a su casa eran mi padre y mi hermano, para saber por qué su esposo había agredido a su hija.
No éramos delincuentes, no le vandalizamos su casa. Acuérdese que hay testigos, diga la verdad. Me ensució a mí por aportar un arma. Acuérdese que está ensuciando gente ignorante por política. Y otra; nosotros fuimos unos de los primeros que denunciamos en la seccional tercera, con mi hermana, porque un hombre no pega y va por detrás con una cachiporra, y más con una criatura de dos años. No es por política. Hacen negocio, pero toda la cuadra saben quien empezó ese día martes 8:30 de la mañana, con insultos. Hay muchos testigo y no pueden creer lo que hizo.
El problema era entre usted y mi hermana, no su esposo. Póngase los ovarios y diga la verdad”.