Lunes 28 de septiembre, 2020
  • 8 am

Novillos gordos cotizan de US$ 3,50 a US$ 3,90

Diario

El mercado del gordo sigue con una muy amplia disparidad de precios en la industria frigorífica. Hay 40 centavos de diferencia entre el precio que pasan la mayoría de las plantas y al que compra la que maneja cotizaciones de punta.
Por el momento ningún operador confirmó que hayan realizado negocios a US$ 3,50 el kilo carcasa por novillos especiales, que es el objetivo de la mayoría de las plantas y al cual los productores no no están dispuestos a vender, principalmente a sabiendas que una planta de capitales nacionales, está pagando actualmente entre US$ 3,80 y US$ 3,90 por ganados especiales.
Se debe aclarar que si los ganados no son especiales, con ciertos kilajes en planta y gordos, la industria que dispone de estos valores de punta, directamente hace caer el negocio y no recibe los ganados, ni siquiera regocia el precio.
El comentario general de todos los consignatarios es de un nivel de negocios muy bajo, en muchos casos la respuesta es que no se han logrado realizar negocios en lo que va del 2020, pero si se terminaron de cargar ganados adquiridos en el mes de diciembre. Lo que significa que el productor está con dinero en la caja y no tiene apuro por vender a los actuales valores propuestos y por parte de la demanda, no se está forzando el mercado para comprar ganados por encima de dichos valores.
En estas condiciones es sumamente difícil establecer una cotización de referencia, siquiera un rango, pero la operativa tendería a realizarse mayoritariamente a US$ 3,70-3,75 por novillos especiales y en el eje de US$ 3,65-3,70 por novillos gordos de campo o livianos.
Para las vacas pasa lo mismo, con muchas plantas que pasan US$ 3,30 el kilo carcasa y con negocios por animales pesados que se hacen en el eje de US$ 3,50.
Las entradas se mantienen en el eje de una semana.
Si comienza a percibirse un piso en los precios de venta a China que genera ciertas certezas en cuanto a lo que pueda pasar en el mercado en las próximas semanas, la demanda podría comenzar a mostrar un mayor interés.
A su vez, si se constata un acomodo de los precios de la reposición a las nuevas condiciones del mercado del gordo, los invernadores se mostrarían más proclives a aceptar los precios que pasa la industria.