sábado 10 de diciembre, 2022
  • 8 am

Bajante pronunciada del río Uruguay afecta generación de Salto Grande, pero no hay riesgo de desabastecimiento

La bajante del Río Uruguay frente al puerto de Salto, demuestra una situación donde la falta de lluvias en las cuencas media y alta del río, se hacen sentir. De la mano de la falta de aportes hídricos, llega una merma en la generación de energía eléctrica por parte de la Represa de Salto.
Para conocer los detalles sobre cuál es la situación, Cambio dialogó con el presidente de la delegación Uruguaya de CTM, Ing. Gabriel Rodríguez
SOBRE ALTURA DEL RÍO
El jerarca explicó que en estos momentos «estamos con caudales de aporte bajos, en el orden de los 1000 a 1200 metros cúbicos por segundo. Y es una situación que de acuerdo a las previsiones que tenemos, se va a mantener por lo menos por las próximas dos o tres semanas. Es una situación de bajo caudal, para la época del año en la que estamos, pero tampoco de extrema sequía, hemos tenido situaciones mucho peores» recordó.
Explicó que esto «se debe, básicamente, a la falta de lluvias en las cuencas media y alta del río Uruguay. Y eso viene desde el mes de febrero y parte de enero, provocando un bajo caudal que ha hecho que Salto Grande esté generando poca energía». Al referirse a las previsiones que sobre este punto maneja Salto Grande, Rodríguez indicó que «las tendencia indican que tendremos un trimestre que se va a mantener más o menos parecido. No hay perspectivas de mucho cambio en los próximos dos meses. Pero eso son solo estimaciones; lo más seguro, y confiable, es hablar de 10 o 15 días, y en este caso no aparece ningún evento de lluvia importante que haga variar significativamente el caudal de aporte a la Represa. O sea que nos vamos a mantener más o menos en estos valores que tenemos hoy» .
LA GENERACIÓN DE ENERGÍA
Respecto a cómo influye esta situación en la generación de energía de la represa, dijo «hay menos agua para turbinar, por lo tanto menos energía para producir. Hoy el Uruguay está teniendo que recurrir a las centrales térmicas para completar la curva de demanda del país, cosa que hacía mucho tiempo que no pasaba, salvo en algunos momentos muy puntuales».
Importación de energía desde Argentina y puesta en funcionamiento de las centrales térmicas
De cualquier manera Salto Grande sigue siendo un aporte importante. En lo que va del año, – en estos primeros dos meses del año – la generación hidroeléctrica – en total – sumando las represas del Rio Negro – es superior al 30% del total de la generación. La energía eólica es del orden del 40% y luego vienen la solar y la biomasa…Y también la generación térmica, que en las últimas semanas ha estado bastante activa – que es la que se prende para cuidar el agua que se tiene en las represas -«, dijo. Uruguay ha debido importar energía desde argentina en algunos momento puntuales del año, aunque también hubo exportación hacia aquel país, «ha habido más importación que exportación en lo que va del año», afirmó. La compra de energía a Argentina «lo gestiona ADME (Administración del Mercado Eléctrico) conjuntamente con el despacho de carga de Uruguay, y depende de la disponibilidad en la Argentina y que los precios sean más convenientes que prender las centrales térmicas.