Martes 13 de abril, 2021
  • 8 am

Acciones del MSP pretenden poner fin al maltrato, abuso y violencia contra niños

Es importante recordar que cuando se habla de violencia no solamente se hace referencia a la física -como el abuso sexual o los golpes-, sino que también es violencia el descuido, la negligencia, las amenazas, las humillaciones, los insultos, el abandono afectivo, cuando no se les brinda educación ni se les garantiza la adecuada atención para la salud; todas estas malas acciones vulneran aún más al niño, dañando su psiquis y aspecto emocional. Daños que no solamente trastornan su cotidianeidad, sino que también traen consecuencias en el desarrollo y vida adultas luego.
En un principio de esta pandemia de Covid-19 se consideró a los niños como vectores de la enfermedad y como medida preventiva, tuvieron que resguardarse en sus hogares con la consecuencia natural de que se vieran restringidos sus vínculos sociales. A su vez, esta situación también trajo otras repercusiones como el aumento de la violencia intrafamiliar de la que muchos niños son víctimas, sin que tuvieran otros ámbitos como las escuelas, que muchas veces funcionan como refugio o lugar de desahogo para aquellos que padecen estas situaciones.
RELACIONES
Así es que, con la colaboración de expertos científicos, desde el gobierno se han comenzado a flexibilizar algunas medidas entre las que se encuentra el reintegro gradual y voluntario a las actividades educativas presenciales para todas las edades, lo que servirá de factor protector para aquellos niños que padecen algunas de las situaciones de violencia mencionadas.
Además, con los recaudos necesarios el MSP viene insistiendo, también es bueno y necesario que los niños puedan retomar la relación con sus abuelos, que se vio alterada al principio de esta pandemia, porque implica un beneficio emocional, afectivo y psicológico para unos y otros.
La cartera sostiene que quiere niños sanos, que puedan disfrutar de su infancia en plenitud, a quienes se los respete y trate con todas las garantías. Por primera vez la Agenda para el Desarrollo Sostenible 2030, incluye una meta específica que exige poner fin al maltrato, la explotación, la trata y todas las formas de violencia y tortura contra los niños.