Martes 9 de marzo, 2021
  • 8 am

Nunca desaproveches una crisis

Germán Coutinho
Por

Germán Coutinho

128 opiniones

Por Nicolás Sant´ana
No digo nada nuevo al decir que estamos enfrentando por la pandemia una situación muy difícil como todos los demás departamentos, pero si lo que debemos asumir es que Salto tiene el agravante de que antes del Covid ya estábamos en un franco deterioro en la situación general del departamento.
Hablando en números, si restamos el déficit acumulado al final de 2019 – que es hasta donde hay información disponible- nos encontramos que aumentamos en promedio $ 411.000 por día, y esto quiere decir que cada uno de los días que pasan, perdemos ese monto, sábados y domingos, también. Y en esa cifra, no está incluido el 2020, el año que va a quedar en la memoria de todos como el más duro.
Y de postre tenemos una situación de deterioro del índice de desarrollo humano que nos ubica en los peores lugares comparado con el resto del País, y esto seguramente se daría aún con la Intendencia administrando bien sus recursos.
Me van a decir ustedes, a que quiero llegar con tanta pálida, y que ya todos sabemos lo mal que estamos, pero la pregunta es si realmente nos damos cuenta y asumimos que estamos ante una crisis.
Porque a partir de identificar esta realidad y hacerla propia, podemos decidir que hacer que básicamente son dos cosas. O nos entregamos y que todo siga como esta o nos remangamos y hacemos lo que tenemos que hacer de una vez por todas para salir de este brete.
Yo voy por lo segundo, no podemos dejar pasar esta oportunidad y espero poder aportar desde mi lugar para implementar las medidas que debemos definir para que Salto esté en orden. Porque como decía Churchill, nunca desaproveches una crisis. Ya que es el momento para hacer los cambios que se necesiten, es cuando las sociedades democráticas nos bancamos las restructuras, las medidas antipáticas, los cimbronazos y donde además, apremiados por los tiempos, hacemos lo que hace rato sabemos que tenemos que hacer. También son tiempos donde aparece la capacidad, la inventiva, el coraje y la valentía. Los sueños y la esperanza de un mejor futuro.
Y espero además que este desafío lo tomemos juntos.
Todos, porque no podemos resolver problemas pensando de la misma manera que cuando los creamos y porque no podemos hacer lo mismo si queremos otros resultados. Con la confianza que va a valer la pena y vamos a mejorar. Con la templanza de saber que estamos en el lugar y en el momento justo.
Y como dijo Einstein: acabemos con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla.