Sábado 26 de septiembre, 2020
  • 8 am

RS fue declarado por Brasil como libre de aftosa sin vacunación

Los estados de Acre, Paraná, Rio Grande do Sul, Rondonia y regiones de Amazonas y Mato Grosso fueron declarados el martes como libres de aftosa sin vacunación por parte de la ministra de Agricultura, Tereza Cristina.
Ahora, estas regiones quedan a la espera de que la Organización Mundial de Salud Animal (OIE) reconozca el nuevo estatus sanitario. Hasta tanto esto no suceda, para el tráfico de animales susceptibles al estado de Santa Catarina —único, hasta el momento, libre sin vacunación— serán tratados como si todavía estuvieran vacunando. Sin embargo el ingreso de animales a dichos estados, deberán ser libres de vacunación.
Según datos del rodeo vacuno en Brasil, en los cuatro estados declarados libres sin vacunación pastaban a fines de 2018, 39,2 millones de vacunos, 18,4% del total del rodeo brasileño. A ello hay que agregarle las regiones de Mato Grosso y Amazonas; el primero de estos es el estado con el rodeo vacuno más grande de Brasil, 30,2 millones de cabezas.
Farsul, la gremial que reúne a 138 sindicatos rurales de productores gauchos, emitió ayer un comunicado en el que expresan el apoyo al proceso de retirada de la vacunación y alertó sobre las responsabilidades que ahora tendrán los productores en cuanto a la vigilancia a nivel de campo.
Dicho apoyo fue definido mediante una votación en la cual se obtuvieron 464 votos a favor, 35 en contra y 59 que no participaron de la votación.
Para muchos productores del estado del sur de Brasil, el retiro de la vacuna es un gran problema para el estado y la producción. Al mismo tiempo, según dieron a conocer a CAMBIO, el fondo de indemnización para bovinos (Fundesa) en caso de aparecer un foco de fiebre aftosa es de 24 millones de reales, lo cual a los actuales valores del ganado en el estado de Río Grande del Sur, alcanzaría para cubrir el pago de 8.000 vacas, aproximadamente.
Al igual que en nuestro país, los productores brasileños se encuentran preocupados por la frontera seca que se extiende con nuestro país y el tránsito ilegal de animales de un lado a otro. En este sentido se informó uno de los items que trabaja el estado para garantizar el cumplimiento de las normas para dejar de vacunar es el control fronterizo realizado en conjunto con la Policía Militar de Brasil, y los gobiernos de Argentina y Uruguay.
El programa denominado «Centinela» realiza la fiscalización entre los tres países, en una extensión de 1,2 mil kilómetros, lográndose detectar en los primeros días de trabajo una cuadrilla que operaba en la zona de Bagé, Acegua, donde se detectó tránsito ilegal, adulteración de documentación y animales procedentes de abigeatos.