Miércoles 28 de octubre, 2020
  • 8 am

“Pasado por pandemia”

Fulvio Gutiérrez
Por

Fulvio Gutiérrez

171 opiniones

Dr. Fulvio Gutiérrez
Confieso que me impactó lo que dice el título, cuando lo leí en un medio de prensa. Refería a que la ANEP estaría analizando la posibilidad de que todos los alumnos de Educación Primaria pasen de grado sin ser evaluados ni calificados, en lo que se ha dado en llamar “promoción automática”. Alguien dijo –no sé si en serio o en broma- que el certificado del pase debería decir “Pasado por pandemia”. En verdad, sentí vergüenza ajena, porque me parece un error garrafal que nuestro gobierno de la educación esté siquiera pensando algo semejante. Todo surgió tras una propuesta que habría llegado del Consejo de Educación Inicial y Primaria, proponiendo que se eliminase la repetición y que los escolares pasen de grado sin calificación, dada la excepcional realidad que ha surgido como consecuencia de la pandemia del Covid 19. El tema tomó estado público pero la ANEP aún no ha adoptado posición institucional.
Las calificaciones escolares son juicios valorativos que hace el docente sobre el rendimiento escolar de sus alumnos, que puede ser conceptual en los primeros años (malo, regular, bueno, muy bueno y excelente o sobresaliente) y luego puede ser expresado en forma numérica. Como principio, partimos de la base de que ningún alumno puede pasar de grado si no tiene una evaluación previa, y ese principio se basa en la valoración que muchos hacemos (ahora veo que no todos) de la cultura del esfuerzo, del mérito que expone y demuestra cada alumno y de la justicia que conlleva el reconocimiento a dicho esfuerzo.
El impacto que tuvo el Covid 19 en la educación primaria uruguaya, no fue tan tremendo. Es verdad que muchos alumnos quedaron por el camino (tal vez sus padres tuvieron mucho que ver en eso), otros se acercaron a la enseñanza a distancia en forma irregular, y en definitiva los programas se atrasaron y los docentes hicieron lo que pudieron ante una realidad tan inesperada como sorpresiva. Pero también es verdad que muchos alumnos siguieron puntualmente los cursos a distancia, y que se aceleró la autonomía de los centros educativos, lo que no es poca cosa.
Ahora bien; ante esta realidad sorpresiva, las autoridades de la educación tuvieron que acomodar el cuerpo para ver de qué forma se evitaba un colapso educativo. Creo que las cosas se hicieron bastante bien, aunque siempre condicionadas a las directivas que el gobierno daba en base a las opiniones de los técnicos que analizaban día a día la evolución de la pandemia. Pasado el tiempo y ya en una relativa normalidad, nace obviamente la decisión en cuanto a la calificación de los alumnos. La resolución no es fácil, pero lo peor que se puede hacer es disponer al barrer que todos los alumnos pasan de grado o que ninguno pasa de grado. Porque existen varios miles de alumnos que ellos y sus familias, siguieron al pie de la letra lo que las autoridades indicaban, y continuaron los cursos a distancia desde sus casas. ¿A éstos últimos, no se los va a calificar? Y si se los califica, está claro que algunos tendrán nota suficiente para pasar de grado. Y esto tiene que ser necesariamente reconocido por las autoridades de la educación, porque la nota “suficiente” es el premio al esfuerzo de cada alumno, obtenido no por suerte, sino por rendimiento y conducta. Si se lo merece, hay que reconocérselo. Así de simple. No hacerlo, sería un acto de injusticia y de irresponsabilidad. El sentido común así lo indica, más allá de que ahora hay opiniones que pretenden cambiar el sistema de “notas”. Cuando ocurrió la pandemia, el sistema de “notas” estaba vigente. Por lo tanto es el que rige y hay que aplicarlo. De lo contrario estamos diciendo que es lo mismo ir a la escuela que no ir, o conectare o no conectarse. ¿O era cierto aquello de que hay que promover a los alumnos para que las estadísticas cierren? Espero que no. Aquí está la oportunidad de desmentirlo.