Domingo 25 de octubre, 2020
  • 8 am

Latidos 29-9-2020

EJEMPLO DE DEMOCRACIA

Al margen de los festejos que se realizaron tras saberse los resultados, en Salto hay que destacar el clima de democracia y de respeto que se vivió durante toda la jornada electora y luego durante los festejos que hubo. No hubo que lamentar disturbios, ni agresiones y todo culminó con la celebración de quienes salieron victoriosos de la jornada electoral. Un ejemplo.
FUERA DE PROTOCOLO
Es bueno aclarar que la gente se queja y mucho de todo lo que tiene que afrontar, pero en este caso hubo algunos malestares que se relacionaron con el cuidado sanitario en ciertos circuitos de votación. Hubo personas que se quejaron de aglomeraciones en varios de circuitos y falta total de distanciamiento. Además varios delegados sin uso de tapabocas. Si bien los integrantes de mesas estaban todos con la debida protección había personas que no llevaba tapabocas y esto puso en riesgo a mucha gente. Una ciudadana dijo que en el circuito que le tocó votar no había ni siquiera alcohol en gel y nadie controló.
MAL ASESORADO
Un ciudadano le tocó votar en el mismo circuito que uno de los candidatos a la Intendencia de Salto en la zona del cerro. Dijo que el político aguardó casi una hora haciendo fila para poder votar, cuando llegó a la mesa receptora de votos, se le indicó que no era su circuito y debió cambiar de fila. Esperó otro rato más para poder votar. Las largas esperas fueron el denominador común de las elecciones de este domingo. Eran unos 400 votantes por circuito pero hubo momentos de aglomeraciones y de largas filas en muchos de los circuitos. Teniendo en cuenta la cantidad de listas que había dentro de los cuartos secretos es que se pedía al votante llevar su lista preparada, algo que no todos hicieron.
LENTO, MUY LENTO
La informatización de los datos del resultado de cada circuito es un aspecto que debería ser más rápido, al margen de una elección reñida o no. En el caso de algunos departamentos 20.30 (una hora después del cierre de las mesas) ya se sabían los ganadores. En Salto se debió esperar bastante, pero más allá de que fue sin dudas una elección reñida, hay que tener en cuenta que los datos debieron haber llegado más rápido y no fue así.
SIN GANAS
Más allá de que muchos celebran las elecciones como un día de celebración de la democracia, no hay que perder la idea que si se vota en masa es porque se obliga a hacerlo. Una elección que quede a criterio de cada ciudadano acudir a votar o no, no se alcanzaría el 60% de la población. Esto viene a que una lectora dijo que la gente votó desganada, sin mucha alegría y “como obligada” y es así más allá del cumplimiento cívico de votar mucha gente lo hace por estar obligada, de lo contrario no se movería en lo más mínimo de su casa.