Jueves 26 de noviembre, 2020
  • 8 am

Latidos 14-11-2020

MÁS BAJO

El tema del momento en nuestro departamento es la bajante del río Uruguay, toda la población salteña habla y se sorprende por todo lo que está dejando ver, piedras y zonas que generalmente se encuentran tapadas por el agua. Todas las mañanas se puede apreciar gente sentada en las grandes piedras, aunque la situación genere preocupación porque el río está cada vez más bajo, también se disfruta de un amanecer o atardecer a sus orillas. Por otro lado, la actividad que se está desarrollando mucho es la pesca, padres con niños o grupos de amigos con sus elementos se dirigen a probar suerte frecuentemente en estos días.
UNA PIEDRA
Un lector de barrio Salto Nuevo relató a Latidos que el pasado jueves a medio día debía preparar algo rápido para comer porque tenía un día lleno de actividades y no podía perder mucho tiempo, por lo que eligió comprar 2 milanesas de carne y una ensalada pronta en una rotisería del barrio. “Ni un problema con la ensalada, pero no sé desde cuando tenían esas milanesas ahí guardadas, duras como una piedra, imposible comerlas, solamente pude comer la ensalada, me parece que no es bueno ofrecer comida que no se encuentre en óptimo estado, por el bien estar de la gente sobre todo” agregó.
INCONVENIENTE
Las colillas de cigarrillos abandonadas en cualquiera de las plazas de Salto son realmente un inconveniente para solucionar, hay que concientizar a la población fumadora que se contamina el espacio, el medioambiente, es lo mismo que arrojar residuos. Mirando una de las tantas plazas al azar, no importa cual, no hay una sola libre de restos de cigarros, de cualquier tipo. “La gente está fumando y cuando considera que ya finalizó el cigarrillo, lo arroja unos metros lejos, así lo hacen 3 o 4 veces seguidas en pocos minutos porque fuman varios cigarros en poco tiempo, además no es solo una persona que lo hace en el día, si 30 personas arrojan 4 cigarros por día en una plaza estamos hablando de más de 100 colillas, y esta cifra es mínima” dijo una mujer.
SE LO MERECEN
No es obligación dar dinero a un cuidador de motos, pero algunos realmente se lo merecen. En estos días de altas temperaturas, en algunos estacionamientos los cuidadores cuentan con cartones que utilizan para cubrir las motocicletas, los colocan encima de la moto y arriba del cartón una piedra para que el viento no lo arroje al suelo. Además, se toman la molestia de indicar los lugares libres y cuando los propietarios regresan al lugar, le facilitan el trabajo de retirar la moto del estacionamiento. Se recuerda nuevamente que no es obligación, pero algunos se lo merecen.
NO SE LO MERECEN
También está la parte contraria, hay cuidadores que no se preocupan por nada en cuanto al vehículo de la persona que estacionó, tampoco establecen diálogo y en algunos casos, ni si quiera cuidan realmente los vehículos. Por si fuera poco, al retirar la motocicleta del estacionamiento, exigen dinero como si fuera obligación. Hay quienes deciden no estacionar en esos lugares donde conocen que el cuidador se comporta así, e incluso a veces se encuentra alcoholizado.