Sábado 5 de diciembre, 2020
  • 8 am

El MGAP prohibió el uso de Estradiol por nueve meses a partir de enero

El pasado 12 de noviembre el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) emitió una resolución en la cual resolvió prohibir el uso, tenencia, fabricación para uso interno, venta, comercialización e importación de productos veterinarios que contengan Estradiol 17B y sus derivados, durante el período comprendido entre el 1 de enero y el 30 de setiembre del año 2021.
La resolución se adopta debido a la exigencia de mercados internacionales compradores de carne ovina y bovina, con relación a la utilización de productos hormonales en base a Estradiol. Estas exigencias provienen desde la Comunidad Europea, que ya ha tomado la decisión de prohibir la utilización de este tipo de productos en su ganadería y tal cual establecen sus estatutos, los países exportadores al bloque europeo deben como mínimo mantener las mismas exigencias que a sus productores.
Edurdo Ottonelli, presidente de la Cámara de Específicos Veterinarios, aclaró que el Estradiol es una hormona que está naturalmente presente en el ciclo hormonal de las hembras bovinas que se encuentran ciclando. Con ella se busca mejorar la eficiencia reproductiva del ganado vacuno. Además, dijo que es un producto que de rápida metabolización, es decir, desaparece rápidamente del organismo por los propios mecanismos fisiológicos. Su aplicación logra aumentar eficientemente los resultados de la inseminación artificial a tiempo fijo, crucial para las mejoras genéticas y para el incremento en la producción de terneros.
“La decisión de prohibir el uso no se basa en conocimiento científico, son decisiones políticas que no están necesariamente respaldadas por la ciencia. Uruguay tiene que tomar medidas, porque no hay que negar la importancia del mercado para las carnes uruguayas”, indicó.
Actualmente son cerca de siete las empresas que venden Estradiol en el mercado y la resolución afectará, en primer lugar, a estas empresas veterinarias desde el lado económico porque ya tenían pactadas las comercializaciones y las importaciones. Luego impactará en los veterinarios de profesión liberal que tienen una importante herramienta para mejorar la eficiencia reproductiva a sus clientes; y, finalmente, a los ganaderos y al país en general por el riesgo de baja de producción de terneros.
“La decisión de prohibir el uso no se basa en conocimiento científico, son decisiones políticas que no están necesariamente respaldadas por la ciencia. Uruguay tiene que tomar medidas, porque no hay que negar la importancia del mercado para las carnes uruguayas”, indicó. En tanto, lamentó que no hay otro producto que garantice los mismos resultados que ofrece el Estradiol.
“El Estradiol es efectivo en vacas que no han ciclado para poder preñarse. Cuando las vacas están ciclando normalmente si es fácil, pero siempre hay un porcentaje importante siempre que no están ciclando. Ahí va a estar el impacto”, concluyó.