Lunes 18 de enero, 2021
  • 8 am

José Joaquín Guggeri: Aquellos días: “de las motos me corrieron”

Guggeri recordó cuando en sus inicios se topó con un ambiente que no era el mejor en el motociclismo, el cual por suerte hoy ha cambiado: “En las motos me corrieron, era problema tras problema entre pilotos, padres, grupos de gente. Por eso me fui del motociclismo. Creo que eso ahora cambió”.
FESTEJOS
“No festejamos nada todavía. Yo tenía a mi madre un poco más de salud, la operaban, pero salió todo bien y en cualquier momento vamos a festejar en Montevideo con un asado y después en la entrega de premios”.
INCREÍBLE
Cuando terminó la carrera se me cortó la linga del acelerador. Pasé la meta y se cortó. Llegué a dar la vuelta del cierre pero cinchándola con la mano. Fue increíble, el auto pasó la meta y se cortó la linga.

Lo mejor y lo peor: el título y la descalificación

– Lo peor del año: “Cuando gané la final de la tercera fecha, que gané todo el día, estaba eufórico, pero en un día de calor insportable, estando en el podio me saco el mameluco y no me dí cuenta que no me había puesto la remera y el padre del 51, Fernández, me denuncia ante los comisarios. Llego a parque cerrado y me informan que me habían sacado los puntos de la carrera. Había dejado los pulmones en la pista. Pasé una semana bajoneado, hasta pensé en no correr más, me desilusioné mucho con la actitud que hubo contra mí, porque una cosas es correr con el motor fera de reglamento y otra sin una remera. Estamos de acuerdo con que es importante la seguridad y los comisarios estuvieron correctísimos, pero yo no denunciaría a un compañero por una cosas así, porque el que me gana es porque me ganó bien, no por una remera. Tema de códigos.
Lo mejor de 2020: “Cuando ganamos el campeonato, porque no dependía de mi mismo. Mi misión era ganar todo, después lo que pasara atrás era destino, suerte… pero se alinearon los astros. Fue un momento hermoso. La primera fecha también, me sorprendí muchísimo porque no sabíamos ni en qué tiempos estábamos parados, los pedí y me los pasaron el día después. Giramos y vimos que los otros estaban dos segundos detrás pensábamos que no podía ser. Y largamos y ganamos.
PILOTO-MÁQUINA: “ES 50 Y 50”
“El auto de Lorenzelli fue campeón 2017 y 2018, pero lo cambiamos un 100 por ciento. Lo único que quedó del auto fue la jaula. Para mí es un 50-50, porque el auto puede andar mucho pero si el piloto no lo lleva o viceversa, las cosas no salen. El piloto se tiene que ir dando cuenta de las cosas, cuando ya no puede ir a más, para tratar de que la máquina llegue, porque van de más a menos, recalentamiento, gomas.

Organización: “impecable”

“Yo cuando hablo del auto estoy hablando de todo el equipo atrás. El piloto sólo ejecuta el trabajo del equipo, el de muchas personas. El automovilismo es muy injusto porque yo gano la carrera y me dan el trofeo a mí, pero Joaquín y Santiago son la parte de mecánica que asisten a Diego, después Juan Mezzera es un amigo de toda la vida que me lleva el auto a las carreras, porque es de Montevideo y yo de Salto, y hay que ir a buscar el auto hasta allá, algo que no puedo hacer porque me cansaría mucho; Telis que asegura en que esté todo bien puesto, cintos, cámaras, que te penan si está apagada, que estén las trancas cerradas en la grilla. Cada vez que gano lo hago por ellos”.
ORGANIZACIÓN
“Lo del SAC fue muy bueno, más de lo que hacen no pueden hacer. La presidente (Luz Favier) se puso el cuadro al hombro, y todos ayudan. Si algún día no corro más me voy a ofrecer. Tienen una gran categoría, si comparamos con la Sonic en Montevideo, son menos autos, nosotros llegamos a tener treinta”.
“Quiero agradecer a Hugo Grilli, mi primer maestro en deporte motor y hasta el día de hoy me sigue haciendo piezas a la hora que sea, a mi familia que me tiene que aguantar, a Viasi de Mercedes que fue mi segundo maestro. A Cavanna siempre está sin figurar mucho, a El Tropero, 044 de Montevideo que nos presta el banco de pruebas.”