Domingo 24 de enero, 2021
  • 8 am

Madre de Nazarena Porto leyó una sentida proclama y exige saber que pasó con su hija

En el marco del Día Internacional de Eliminación de la Violencia Contra Mujeres y Niñas, Leticia Da Costa porto, -Madre de Nazarena- leyó una sentida proclama exigiendo justicia en la muerte de su hija. “Hoy estoy acá con tristeza profunda, con el cuerpo cansado pero con la rabia que explota.
Esa impotencia que me mueve para exigir justicia, mataron a mi hija y a muchos parece no importarles. Nazarena tendría 19 años hoy, pero no está, la sueño todos los días de mi vida, vida que tengo rota, no tengo sus abrazos, ni las horas y horas de compañía, porque ella era así, sonriente, cariñosa, compañera. Nazarena quería vivir. Le quitaron sus sueños, sus proyectos, quería ser diseñadora de ropa”, dijo desconsolada.
“TODOS SABEMOS LO QUE PASA EN PLAZA DE DEPORTES”
“Todos los días espero el llamado de Fiscalía que me diga quiénes son los asesinos de mi hija. Cada minuto del día los pienso, y se que ahora mismo pueden estar entre nosotros y me aterra pensar que le pueda pasar a otra chica.
Porque aunque miren para otro lado todos saben que pasaba y que pasa en la Plaza de Deportes con gurisas, chicas como Nazarena y no actúan, son cómplices”, dijo.
“Pero se equivocan los asesinos si creen que no van a pagar, no cuentan que yo estoy acá, para seguir exigiendo y gritando por mi hija. No me van a callar, quieren cansarme pero no lo van a lograr. No voy a parar hasta que cada uno de los culpables pague. Me quitaron a mi hija físicamente pero no pueden arrancarla de mi corazón y de mi cabeza”, dijo.
“QUE PAGUEN LOS QUE TENGAN QUE PAGAR”
Por otro lado señaló que “No importa hasta donde tenga que llegar, no le tengo miedo, tengo la fuerza por vos Naza. Daría todo por verte de nuevo y tener un abrazo, no te soltaría más.
Que caiga quien tenga que caer, que pague el que tenga que pagar.
Y cuando esto acabe, todos y todas se van a enterar de quienes fueron cómplices, de los que deberían haber investigado desde un principio y miraron para otro lado, que no juntaron ni una prueba o las ocultaron, de los que encubrieron, de los que hacen silencio hasta el día de hoy y saben la verdad”.