Jueves 2 de diciembre, 2021
  • 8 am

La demanda por lácteos estará en el asiento del conductor en 2021

A un año del cierre mundial por la pandemia, la visión del futuro es más clara y esperanzadora de lo que ha sido durante meses. A mediados de año, debería haber un retorno palpable a los patrones de consumo familiares. No será inmediato y no estará exento de algunos obstáculos en el camino, pero a fin de cuentas, debería ser positivo para los mercados lácteos.
Rabobank pronostica un aumento del 1,1% en la producción de leche en las 7 regiones productoras de productos lácteos del Big-7 en 2021. Esta es una disminución en comparación con el aumento interanual del 1,6% en 2020 y representa un ajuste modesto de la oferta, lo que debería ayudar a respaldar los mercados a medida que se estabiliza la demanda, en el equilibrio postvacuna.
La demanda de importaciones de China a corto plazo es elevada, pero se espera que disminuya en la segunda mitad del año. Los altos precios nacionales de la leche están impulsando el interés por ampliar la producción nacional de leche, lo que podría reducir las necesidades de importación en el futuro. Los altos precios de la leche favorecieron la importación de LPE a principios de año, pero esa demanda podría ver una pausa después de un aumento reciente de los precios de Oceanía. Los precios de la leche en China probablemente han alcanzado un pico y comenzarán a suavizarse a partir de aquí.
Los problemas de envío están causando dolores de cabeza a los exportadores de todo el mundo que intentan transportar productos básicos a nivel internacional. La fuerte demanda de bienes de consumo procedentes de China está impulsando una sólida demanda de contenedores en los puertos chinos.
El personal portuario limitado y otras precauciones de Covid significan que, en la mayoría de los casos, actualmente es más económico descargar contenedores y enviarlos de regreso a China vacíos. Esto conduce a una desconexión en los precios mundiales de las materias primas, ya que los exportadores de algunas regiones se ven obligados a descontar productos para absorber los elevados costos de envío y seguir siendo competitivos.
La demanda estará en el asiento del conductor en 2021
A lo largo de la pandemia, el suministro mundial de leche se ha visto mucho menos afectado que la demanda.
Las interrupciones surgieron cuando los consumidores realizaron cambios significativos en sus patrones de consumo, que se extendieron a través de las cadenas de suministro. La mayoría de esos cambios fueron abruptos y severos cuando entramos en la crisis, pero salir debería ser mucho más gradual.
La mayoría de las economías crecerán en 2021 en comparación con 2020. Rabobank pronostica un aumento interanual del 4,5% del PIB mundial para 2021, en comparación con una contracción del -3,8% en 2020. El impacto de la vacunación generalizada debería sentirse a mediados de año, que será positivo para la actividad económica. Todavía habrá una larga cola en algunos aspectos de la recuperación. Es posible que no estemos llenando estadios o centros de convenciones este año, pero es probable que se eliminen las restricciones a los restaurantes y es menos probable que se desalienten las reuniones festivas. Esto tendrá un impacto positivo en la demanda de lácteos, particularmente en mercados como Estados Unidos, donde se consume un mayor volumen de lácteos a través de los canales de servicio de alimentos que a través de los alimentos preparados en casa.