Martes 26 de octubre, 2021
  • 8 am

Ediles de todos los partidos se comprometieron a estudiar situación de integrantes de grupo “Puente”

Por Andrés Torterola.
Emotiva reunión se llevó a cabo en la Junta Departamental de Salto, cuando integrantes del “Grupo Puente”, formado por personas que no pueden cruzar a Concordia para reencontrarse con sus familiares, hicieron una exposición en el plenario del legislativo comunal. La vocera del grupo Doris Correa recordó que la situación de pandemia generada por el covid 19, provocó el cierre del paso fronterizo del Puente de Salto grande para el tránsito vecinal, entre las ciudades de Concordia (Argentina) y Salto (Uruguay) desde el 16 de marzo del 2020.
UNA HISTORIA DE COMUNIÓN
El grupo Puente se ha formado con ciudadanos de Concordia y Salto, debido a la interrupción abrupta de la vida internacional. Históricamente la vida en estas ciudades fronterizas tiene particularidades que pueden ser analizadas desde parámetros sociales, culturales y económicos que solo quienes la viven día a día pueden entender. Los vecinos de ambas ciudades gestaron una comunidad y dependen de ella para sobrevivir, en la vida cotidiana se ha forjado vínculos familiares, sociales, laborales, de estudio y atención médica, de forma bi-nacional e indistinta. Actualmente son 300 familias integradas por estudiantes, trabajadores, pensionados, jubilados, niños, personas todas que comparten y plantean la necesidad de urgente consideración y solución para las situaciones de vida.
$U 15 MIL DE PASAJES POR PERSONAS
Las fronteras cerradas desde hace más de un año y medio implica familias desarmadas, hijos que no ven a uno de sus progenitores, ausencias en situación de fallecimiento de familiares, jubilados que no pueden acceder al cobro de sus haberes, docentes que no pueden desarrollar sus actividades en instituciones educativas argentinas y/o uruguayas, actividades laborales en un país y vida familiar en otro, personas que se quedan sin su trabajo, jóvenes privados de cursas sus estudios, porque desarrollan sus carreras universitarias en ambos países, parejas separadas y tantas otras situaciones de vida bi-nacional. Desde hace más de un año y medios cruzar a la ciudad vecina dejo de ser algo rutinario y se convirtió en una odisea logística, ya que desde el 16 de marzo del 2020 los que han accedido a la posibilidad de cruzar el puente de Concordia hacia Salto, lo han realizado atendiendo diferentes exigencias establecidas por autoridades del Ministerio de Salud, Dirección Nacional de Migraciones y consulados.
PERIPLO COSTOSO
Se puede ingresar a Uruguay por el Puente de Salto Grande y también por los puentes de Colón y Gualeguaychú, siendo ciudadanos uruguayos y/o residentes y extranjeros con excepciones autorizadas por el consulado, sin embrago para regresar a la República Argentina, se debe viajar a Montevideo, a 500kms, acceder a transporte fluvial, para cruzar el Río de la Plata y luego viajar otros 500kms hasta Concordia, exponiéndose al riesgo sanitario que conlleva recorrer más de 1000kms, por centros de alta circulación del virus y con un costo económico altísimo, más de $U 15 mil por persona.
Los curules en el uso de la palabra presentaron una moción para que la situación fuera estudiada en la comisión correspondiente, ésta fue votada por unanimidad.