domingo 27 de noviembre, 2022
  • 8 am

La citricultura uruguaya consolida su estrategia para prevenir el HLB

La Institucionalidad citrícola del Uruguay presentó esta semana las tecnologías desarrolladas para la prevención del HLB, en una jornada donde se realizó una puesta al día, entre otras, del Programa Nacional de Saneamiento y Certificación de Plantas Cítricas (PNSCC) y el Centro de Cría Nacional de Tamarixia radiata para el control de Diaphorina citri, el vector transmisor del HLB que se encuentra presente en el Uruguay.
El encuentro contó con la participación de los máximos representantes del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), el Instituto Nacional de Semillas (INASE), la Dirección General de Servicios Agrícolas (DGSA/MGAP) y la Unión de Productores y exportadores de Frutas del Uruguay (UPEFRUY).
El presidente de INIA, Ing. Agr. José Bonica, dijo que «es un tema importante para la zona, pero tiene una trascendencia nacional. Es un sector que está creciendo y tiene posibilidades económicas en el exterior muy importantes, y estamos agregándole a las varias fortalezas que ya tiene una más, que es controlar de una manera como quieren los consumidores finales que se controlen las plagas».
Además dijo que si bien en la zona se produce el 85% del citrus, «el citrus tiene en su sistema de producción, muchas opciones de trabajo que trascienden, se replican y tiene efectos multiplicatorios a otros sectores en otras zonas del país, por lo que no es solo una buena noticia para el norte del país, Salto o Paysandú, es una buena noticia para todo el país».
«La citricultura de Uruguay está enfocada básicamente a la producción y exportación a mercados en fresco, así la preservación de la inocuidad de nuestra fruta y la sustentabilidad ambiental son puntos no negociables que han caracterizado al modelo productivo del Uruguay», comenta Carlos Fraschini, secretario de UPEFRUY.
Las plantaciones citrícolas del país cuentan con las máximas garantías sanitarias y a la fecha, 4 millones de plantas han sido producidas a partir del PNSCC; este programa tiene un valor inmenso a la hora de prevenir el ingreso o dispersión de enfermedades que acortan la vida productiva de las plantaciones y preservar la inversión a largo plazo, mencionó Fernando Rivas, Director del Programa Nacional de Citricultura de INIA.
Asimismo, el contar con un método basado en el manejo integrado de plagas, con una fuerte impronta en el control biológico hace que este Centro de Cría de T. radiata, fruto del esfuerzo mancomunado de INIA-UPEFRUY y la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII), esté alineado con una visión moderna y sustentable de la citricultura en fresco, con bajo impacto ambiental y, por tanto, constituya un hito para la Citricultura de nuestro país y de las américas, explicó José Buenahora, responsable del Centro de Cría.
Estos dos productos tecnológicos fruto de alianzas público-privadas finamente coordinadas demuestran el valor de la definición de objetivos estratégicos para la cadena de valor a la hora de enfrentar amenazas y escalar en los niveles de competitividad sectorial.
Más allá del avance del proyecto de la producción de T. radiata, para el control del vector transmisor del HLB, la inminente apertura de las fronteras para la llegada del turismo, es un factor de riesgo para la posibilidad del ingreso de la enfermedad al país. El Director de los Servicios Agrícolas del MGAP, Leonardo Olivera, dijo que «la pandemia a permitido que esa labor de control en las fronteras sea un poco más fácil, pero nunca es sencillo porque el contrabando es algo complejo».
Recordó que en la última recorrida realizada en la frontera con Brasil, se le ha brindado cursos a los funcionarios de Barreras Sanitarias «para que sepan que mirar y donde actuar respecto a este tema, porque no es solamente el contrabando grande, que muchas veces algún vivero de frontera traía plantas y ahí el riesgo es enorme, sino también hay que controlar el turismo, porque hay gente que no sabe y traía plantas compradas en Brasil para el jardín».
Olivera dijo que se ha firmado en el marco del programa de control del HLB, «una resolución a nivel ministerial, en donde se pone este tema en contexto y vamos a trabajar fuerte».