sábado 1 de octubre, 2022
  • 8 am

Especialista en derecho analiza allanamiento a FM Azul y los alcances de la libertad de prensa

Por Daniel Spinelli
Es de público conocimiento los hechos ocurridos en las últimas horas en relación a un caso de violación en masa ocurrida en Montevideo y la difusión de audios de lo que ocurrió esa noche por parte del periodista Ignacio Álvarez a través de la radio (Azul FM). Tras este hecho y en base a una denuncia de legisladores del Frente Amplio, Fiscalía dispuso el allanamiento de la emisora y la casa del periodista que entregó el material requerido pero se negó a la entrega de su celular. En medio de tantas opiniones al respecto, CAMBIO recurrió al Dr. César Signorelli, especialista en derecho laboral, quién explicó desde su óptica que es lo que se viene analizando por parte de la Justicia y los alcances de la libertad de prensa.
SE ANALIZA SI HUBO DELITO
Si bien no conoce los pormenores que puedan surgir tanto del expediente como de la carpeta judicial y lo que se maneja es la información que ha surgido en la prensa, Signorelli sostuvo que “es posible suponer que se ordenó el allanamiento y la incautación de material que pueda ser útil para la causa y para el esclarecimiento de los hechos, en particular en relación a un eventual delito cometido a través de la prensa”. El abogado agregó que los delitos de difamación u otros referidos a la violencia de género se pueden cometer por particulares o mediante los medios de comunicación. En este caso particular se estaría investigando la eventual comisión de un delito que es la difusión de material de contenido íntimo a través de un medio de comunicación. Esa figura de por sí encaja en un contexto delictual específica y la medida solicitada y posteriormente llevada a cabo va dirigida a la recolección de información para luego tomar una determinación para el caso que se verifique la configuración de una figura penal que puede ser difamación.
ARGUMENTOS EN DEFENSA
Por otro lado Signorelli hizo referencia a los argumentos que se han utilizado y que ponen en juego la libertad de prensa, libertad de expresión y el derecho a la información, indicó que “en primer lugar la libertad de prensa es un derivado de la libertad de expresión y la libertad de expresión tiene un correlato ineludible que es el derecho a la información. Esto indica que los periodistas no pueden utilizar arbitrariamente y a su antojo la información, sino que, deben contemplar y coordinar ponderar diferentes derechos. El derecho del periodista a informar, el derecho de las personas a informarnos (para eso se exige al periodista información veraz), y por su parte el derecho a su honor u otro bien jurídico protegido de la persona respecto a la que se esté informando”. Para el profesional en este caso hay que sopesar los diferentes derechos en juego, entre otros la reserva que deben mantener algunos sujetos con una investigación en curso y lo que debe medirse es si en definitiva este tipo de información o elementos incorporados en un programa radial tienen que ver con la intención de informar o si en realidad hay otra intención diferente que va más allá y que se podía informar aún sin la exhibición de estos audios. Por tanto lo que se va a investigar es si en definitiva se atravesaron ciertos límites ya que están en juego varios valores y bienes jurídicos y en definitiva en la libertad de prensa admite límites que es necesario analizar.
APELARÁ ALLANAMIENTO
Por su parte el periodista Ignacio Álvarez recurrirá mañana lunes ante la Justicia la orden de allanamiento librada contra Azul FM y su domicilio personal. “Después de la inédita denuncia que me hicieron los legisladores del Frente Amplio, hoy la justicia libró una peligrosa orden que atenta contra la libertad de prensa y el derecho de ustedes de estar informados, por eso no entregué mi celular y voy a recurrir la sentencia” publicó en la red social Twitter el conductor del programa “La Pecera”. La defensa de Álvarez considera que la orden entregada en el operativo pide expresamente que se identifique a la persona que facilitó la información al medio, lo cual sentaría un precedente grave e inédito.
DESACATO
En cuanto a la entrega del celular, Signorelli dijo que en la medida que haya sido dispuesta por la Justicia y a quien se le ordenó la entrega del mismo no lo haya hecho puede incurrir en un delito de desacato. No hay ningún eximente para un periodista en aportar o no información en que la justicia entiende necesario para una investigación.