Miércoles 6 de julio, 2022
  • 8 am

El río y la sana envidia

Gustavo Varela
Por

Gustavo Varela

142 opiniones

Por el Esc.
Gustavo Varela
Fueron dos noticias que aparecieron casi al mismo tiempo.
Dos noticias que atañen a la posibilidad de inversión en diferentes departamentos.
Inversión que trae de la mano trabajo, ese indicador tan preciado de estos tiempos.
Sin embargo, fueron dos noticias diferentes, aunque ambas involucraban al río Uruguay, en dos departamentos vecinos como lo son Salto y Paysandú.
La noticia que involucra a Salto, fue que la ANP (Administración Nacional de Puertos), rescindió el comodato que le había concedido a la Intendencia de Salto, por incumplir la comuna, las condiciones establecidas en el mismo.
Un predio, que a la vera del río Uruguay se encuentra sin darle un uso establecido y por lo tanto su dueño -en éste caso la ANP- decide sacárselo a quien lo había solicitado, la Intendencia de Salto, pues por displicencia nada hizo.
La otra noticia, que además asombró a buena parte del Uruguay, es que la Intendencia de Paysandú, en una jugada totalmente audaz, en un llamado público, adjudicó la elaboración de un proyecto de transformación urbanística de 350 hectáreas de costas, desde el puente internacional que conecta con Argentina, hasta el puerto de Paysandú, a una de las más grandes empresas mundiales de desarrollo y ejecución de proyectos arquitectónicos, urbanísticos y paisajísticos, que lideran los Arquitectos Koolhaas y Long.
En el acto de lanzamiento del proyecto, el Intendente Olivera, expresó que la costa del río Uruguay es una fuente inagotable de oportunidades y desarrollo de la comunidad, por lo que se apostó a un proyecto a largo plazo, cosa que no es común en nuestros gobernantes, que promueva y acerque esas oportunidades a la gente.
Realmente tengo que expresar que sentí una sana envidia de escuchar al Intendente de nuestro vecino y competitivo departamento, expresar esos conceptos.
Gobernantes que piensan a largo plazo, no es lo común encontrarlos en estos tiempos.
Inmediatamente repasé los últimos anuncios de la Intendencia de Salto, y encuentro dos noticias.
Una, de que se inauguró, en un acto protocolar que protagonizó la plana mayor gubernamental local, de una obra de ingeniería, el puente colgante de tablas de madera en la Avenida Costanera, y la segunda noticia, es que la Directora de Promoción y Desarrollo de la comuna, destacó en la primera plana de los medios de comunicación salteños, la inauguración de un restaurante en las Termas de Daymán, luego de un llamado a licitación.
Si, esos fueron los últimos anuncios que la Intendencia de Salto anunció a sus ciudadanos.
¿Qué nos pasa como sociedad, que vemos que los gobernantes que la ciudadanía colocó al frente de un gobierno departamental, se encuentra totalmente ausente del mismo, pues está obsesionado con cruzar el puente del río Daymán para ir a insertarse al sistema político capitalino, dejando a la deriva al gobierno?
¿Qué nos pasa como sociedad, que vemos que hace años que las oportunidades pasan por encima del Departamento, sin establecerse en territorio salteño?
¿Qué nos pasa como sociedad, que aquel Salto, que otrora fue un faro que guiaba a todo el Uruguay, destacándonos en lo deportivo, en lo cultural, social, arquitectónico, político, y en tantas otras disciplinas, hoy se resume en un triste podio de la desocupación, desinversión, atraso y desigualdad social?
Tenemos que volver a pensar en grande, tenemos que volver a ser audaces hacia el futuro, cómo tantas veces los fuimos.
Eso sí, para eso tenemos que frenar las ideas de Nepotismo, que están intentando llevar adelante, los inservibles de siempre.
¿Me entiende, no?