Martes 5 de julio, 2022
  • 8 am

El deber y el merecer

Gustavo Varela
Por

Gustavo Varela

142 opiniones

Por el Esc.
Gustavo Varela
Después de 11 largos años, otra vez estaba Wilson Ferreira Aldunate en tierra uruguaya, frente a un periodista, que quería arrancar de aquella tremenda personalidad, alguna declaración exclusiva.
Y ante la pregunta de “que se puede esperar del Partido Nacional, en esta nueva etapa”, Wilson, con aquella sonrisa gardeliana, acomodándose su eterna melena al viento, respondió aquella célebre frase; “Mire Sr. Periodista; al País todo. Al gobierno lo que se merezca”.
Y esto viene relacionado con lo ocurrido en la Junta Departamental de Montevideo, donde, puesto a votación un préstamo súper millonario de U$S.70.000.000, solicitado por el Gobierno Departamental de Montevideo, no se logró los 21 votos necesarios para que se pudiera llevar a cabo.
Si hay algo que no se le puede achacar al Partido Nacional, es ser generoso.
Varias veces hemos dado muestras del verdadero patriotismo que tiñe las decisiones que se toman en momentos cruciales.
Leandro Gómez, Saravia, Herrera, Wilson, han sido protagonistas de decisiones totalmente desprendidas del interés partidario.
Y esas son cosas que nos llena de orgullo.
Pero también todo tiene un límite, y cuando se percibe, que lo que se le está reclamando al Partido, está teñido de mentiras y falsedades, apoyamos abiertamente a nuestros compañeros que no aportan los votos necesarios, para que se cristalice algo que no va a salir bien.
Ya había ocurrido anteriormente, cuando el otrora Intendente capitalino, que posteriormente fue candidato a la Presidencia por el FA, había solicitado que se le votara un fideicomiso millonario, también para obras que nunca se realizaron.
Ya bastante dilapidaron en el pasado, como para seguirles habilitando líneas de crédito que no llegan a la gente, a pesar de que se piden en su nombre.
Acá en Salto ocurrió algo muy parecido, donde otra vez el rocambolesco Intendente, esperó una celebración, como lo es la inauguración de un Caif, para reclamarle públicamente, lo que con toda seguridad, nunca lo planteó en privado.
Y para colmo, está demorando a propósito la firma de autorizaciones departamentales, para que se puedan establecer inversiones que se le traen al departamento, que su gestión (¿?) no ha logrado atraer en lo que va de sus períodos de gobierno, lo que refleja la triste noticia salida el viernes, de que Salto es el malla oro en desempleo en el Uruguay.
Mientras tanto él, sigue de campaña electoral.
Cuando los gobernantes, reclaman de los demás actores políticos, lo que ellos mezquinamente no son capaces de dar, y ni siquiera de merecer, no queda otro remedio de hacerlo saber con actitudes decididas, y sin medias tintas.
Desde el FA y su satélite sindical el Pit-Cnt, no hay un solo instante que no se actúe con la intención de poner palos en las ruedas, a un gobierno que desde el minuto uno ha tenido que lidiar con enormes vicisitudes que no las creó, pero que las viene sorteando con éxito, a pesar de no contar con un mínimo de condescendencia por parte de adversarios políticos que no han logrado hacer el duelo por haber perdido una elección.
Por eso me vino a la mente la breve pero tan célebre frase de Wilson, de que a la patria no se le puede negar nada, pero a los gobiernos hay que darles lo que se merecen.
Y estos gobiernos, lo expreso sin duda alguna, no ameritan que se les dé, lo que no saben merecer.