Martes 5 de julio, 2022
  • 8 am

Intendencia destructiva

Gustavo Varela
Por

Gustavo Varela

142 opiniones

Por el Esc.
Gustavo Varela
Leyendo la prensa del departamento, uno no puede obviar las noticias en que la Intendencia está involucrada en mayor o en menor medida.
Y lamentablemente para este querido departamento, las noticias en que se encuentra involucrada la comuna, no son de las mejores.
Digamos que por el contrario, son muy malas.
Las oportunidades siguen de largo, y Salto, como un espectador de lujo en primera fila, solamente las ve pasar.
Somos un departamento productor de alimentos por excelencia, y esa es y será nuestra riqueza genuina, pero el turismo fue, debería ser y será, el otro gran motor de desarrollo departamental.
El atento lector habrá notado que escribí debería ser para el tiempo actual, sin embargo no es así.
Nuestro rocambolesco Intendente, se ha encargado de destrozar todo lo que tenga visos turísticos, y quizás, el día que deje de ser jerarca, dicha actividad económica pueda volver a resurgir.
Hace un tiempo, una cabaña salteña, productora de punta a nivel internacional, no pudo realizar un Congreso Mundial en su hábitat natural del campo, pues los caminos que conducen a dicho establecimiento no estaban en condiciones de recibir a los visitantes extranjeros. La comuna, que es la responsable de mantener la caminería rural en condiciones, ausente total, y dicho evento hubo que realizarlo en la ciudad.
Ayer nos enteramos que Salto perdió la oportunidad de realizar el Congreso Internacional de Turismo Religioso, por incumplir con ciertos requisitos, y el mencionado Congreso migró para Paysandú.
Habría que preguntarle a las autoridades departamentales, que parte de la historia no entienden, de que cualquier actividad turística trae gente, pero fundamentalmente trae divisas, que falta le hace a varios, entre ellos a la Intendencia también.
Claro, a renglón seguido, tenemos la noticia de que la Intendencia, va a formar una comisión bipartita con el gremio de Adeoms, para analizar junto a los trabajadores la viabilidad…¡pororó pompompom pon!
¿Me entienden no?
Humo puro y duro, para tratar de disimular la ineficiencia de jerarquías a las cuales no se les cae una sola idea, que revierta la espantosa situación económica a la que han llevado a la Intendencia, en connivencia con el gremio.
“De la única forma que siga en funcionamiento y lo hagamos trabajar es en la única hipótesis de que sea rentable”, expresó el jerarca.
Obviamente, que esa única hipótesis en manos del “marcopolense” jerarca es un imposible.
Han dejado destrozar el camino de acceso a Arapey, han dejado destrozar la mística de las Termas del Daymán, han dejado destrozar la fama del tercer destino turístico de nuestro país.
No falta mucho, para que sean capaces de enfriar a las aguas termales.