Miércoles 6 de julio, 2022
  • 8 am

La desocupación en Salto

Fulvio Gutiérrez
Por

Fulvio Gutiérrez

258 opiniones

Dr. Fulvio Gutiérrez
La noticia impactó: El Instituto Nacional de Estadística (INE), informó que en febrero de 2022, Salto es el departamento que tiene el índice de desocupación más alto de todo el país. Los datos oficiales muestran que, con una población de 125 mil personas, el desempleo se ubica en el 12.3%, (8200 personas) con una informalidad récord de 46%. ¡Es decir casi la mitad de nuestros trabajadores no aporta al BPS!
Se mencionan como causales de esta situación, a factores como el contrabando, la cercanía con Argentina y Brasil, y problemas de logística para hacer llegar su producción a Montevideo. ¡Se habla del contrabando! Entonces como se explica que Artigas, que es el departamento fronterizo con mayor injerencia brasilera tenga solo el 8,2%; que Rivera, donde se pasa de un país a otro caminando, tenga el 4.4%; y Cerro Largo, también con fuerte injerencia brasilera, tenga una desocupación de solo el 2,8% y sea el departamento con menor índice de desocupación. Esta explicación no es lógica y yo tengo mis dudas de que el contrabando sea tan determinante en estos porcentajes.
Porque además, tengo conocimiento de que se ha trabajado en el objetivo de concretar nuevos emprendimientos para nuestro departamento, y que diversos contactos entre autoridades públicas y privadas, unieron esfuerzos para la concreción de esos proyectos. Por ejemplo se realizó una campaña para favorecer lo que dio en llamarse “Emprendimientos Sernior”, que tuvo buena acogida en el norte del país y donde se constató un incremento de la mujer como emprendedora. Es cierto que hubo otro proyecto denominado “Salto + Cerca”, ejecutado por la Intendencia de Salto con el apoyo del Programa Uruguay Integra del Área de Políticas Territoriales de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) y la Unión Europea, que busca contribuir en la mejora de las condiciones de vida en el interior del departamento (10 localidades), promoviendo políticas públicas intersectoriales de descentralización y cohesión social en el territorio, para favorecer el desarrollo local. Es verdad que hay otro proyecto denominado “Salto Emprende”, que es una organización público-privada formada por la Intendencia de Salto, el Centro Comercial e Industrial de Salto y la Fundación Desarrollo Regional Salto Grande, que busca impulsar el desarrollo económico productivo departamental. Es verdad también que a través de la Unidad de Asuntos Internacionales, se trabaja en la creación y gestión de un Banco de Proyectos que permita un firme acceso a la cooperación internacional, con la participación y colaboración de la Intendencia de Salto.
Entonces la pregunta viene sola: ¿cuáles fueron los resultados concretos y tangibles de esos proyectos? Porque la finalidad de todo ello, es precisamente la concreción efectiva de actividades que en definitiva ofrezcan posibilidades de trabajo a nuestra gente. Pero resulta que ahora, el INE nos planta frente a la realidad diciendo que Salto es el departamento con el mayor porcentaje de desocupación. ¿Es aceptable esto? Claro que no. Porque llegar a los extremos que se han publicado, no solo es algo grave, sino que es una vergüenza.
En un documento elaborado en el 2012 por el Observatorio de Mercado de Trabajo (OMT), formulado en base al procesamiento de la Encuesta Continua de Hogares del año 2011, del Instituto Nacional de Estadística, y con la intervención de la ComAp, que es la Comisión de Aplicación de la Ley de Inversiones No 16.906 de Promoción y Protección de Inversiones, se evalúa, dispone y regulan los beneficios tributarios a otorgar a proyectos de inversiones específicos presentados por empresas. Para eso, la ComAp, se basa en una serie de criterios, y uno de ellos es la generación de empleo. Allí se informa que en el año 2011, en el departamento de Salto se presentaron 30 proyectos (3.31% del total de proyectos presentados a nivel nacional), por un monto de U$S 21.911.805 (0.51% del total), que generarían 222 puestos de trabajo en todo el departamento (1.87% de los puestos generados en el país). ¡Pero hace diez años de esto! Es mucho tiempo. ¿Qué pasó después? Pregunto: ¿Esos emprendimientos se mantienen? ¿Aumentaron? ¿Disminuyeron? ¿Alguna autoridad departamental les hizo un seguimiento para apoyarlos si fuera necesario? De esos otros emprendimientos mencionados; ¿cuántos se concretaron? ¿Cuál fue el porcentaje de ocupación como consecuencia de esos emprendimientos?
No encontré información sobre eso. Seguramente debe haberla. Porque lo que importa son los resultados concretos, dado que en esos resultados es donde va a trabajar la gente. Y el trabajo de los salteños debe ser uno de los principales objetivos de cualquier gobernante departamental serio. No será que estaremos frente a muchos proyectos y pocas concreciones. Porque como dice un viejo refrán español, “hechos son amores, y no buenas razones”.
Así de simple.