Martes 17 de mayo, 2022
  • 8 am

INIA y Merino trabajan en Dep’s para emisión de gases de efecto invernadero

Recientemente se informó sobre la exportación de carne vacuna uruguaya con certificación de carbono neutro y es un tema que gana terreno hace algunos años a nivel internacional. En este sentido se viene trabajando desde el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) para dar respuestas a las interrogantes que surgen respecto a este tema.
El Ing. Ignacio de Barbieri hablo sobre esta temática y el ovino, en particular sobre la raza Merino Australiano que lleva una mayor cantidad de animales evaluados y trabaja en la creación de Dep’s, que permitan seleccionar animales con menor emisión de gases de efecto invernadero y al mismo tiempo sean más eficientes en la conversión de forraje a carne y lana.
El técnico de INIA indicó que desde el año 2018 se evalúan las razas Merino Australiano, Merino Dohne, Corriedale y Texel, en La Magnolia, Tacuarembó. Explicó que allí “en la plataforma de fenotipado intensivo, se mide el consumo de los animales, qué ganancia de peso tienen, qué eficiencia de conversión del alimento en producto animal tienen y también medimos la emisión de metano y de dióxido de carbono”.
De Barbieri señaló que estas emisiones permiten “caracterizar” estas variables para los ovinos, o sea “saber cuánto emiten de gas metano y que eficiencia de conversión tienen comiendo forraje”. Al mismo tiempo el análisis de estos datos permiten que los técnicos elaboren “parámetros genéticos” tanto para la eficiencia de conversión como para la emisión de metano, con lo cual se podrá generar los Dep’s en las evaluaciones genéticas”.
El profesional explicó se está desarrollando el mismo proceso “para estas variables de consumo de alimento, eficiencia de conversión y emisiones de metano y dióxido de carbono”, con lo cual luego el productor pueda seleccionar, como actualmente, lo hace buscando animales “más afinadores o con mayor peso de vellón, con la utilización de los Dep’s”.
En los trabajos que se han venido desarrollando hasta el momento, principalmente “en el merino donde tenemos más animales evaluados, estamos pisando los 1.000 animales” existe una alta correlación entre la eficiencia de conversión y la emisión de gases, según el profesional. “Los animales que son más eficientes en convertir el alimento en producto, comen menos. Es decir comen un 20% menos y producen igual que los menos eficientes, y en esta población que evaluamos emiten menos metano. El consumo está muy vinculado a la emisión de metano” dijo De Barbieri.
Hasta el momento los datos indican que los animales más eficientes “emiten menos metano, un 6%, consumen menos alimento, un 20%, y producen prácticamente igual, lo que es un resultado muy alentador” dijo el profesional de INIA.
Ignacio de Barbieri dijo que en la última entrega de carneros del Consorcio Regional de Innovación en Lanas Ultrafinas (CRILU) el pasado mes de diciembre, “todos los animales han sido evaluados para metano y para eficiencia de conversión”. En este sentido dijo que “Merino ya tiene de forma preliminar sus primeros parámetros genéticos para consumo, eficiencia conversión de alimento y emisión de metano, por lo tanto este estos animales podrían ya tener esa información”.
El investigador dijo que aún resta “un proceso de consolidar la información científica, discutirla con la Sociedad de Criadores, con los productores y ver cómo ponemos esto al servicio del productor y que le permita producir mejor o agregar valor, o bajar costos en el sistema de producción”.