Martes 5 de julio, 2022
  • 8 am

Capacitación sobre técnicas de identificación y multiplicación de hongos entomopatógenos, en el norte del país

Los días 7 y 8 de mayo se realizó en la Sede de Bio Uruguay en Sauce de Zapara, Tacuarembó, una capacitación sobre técnicas de identificación y multiplicación de hongos patógenos de garrapatas bovinas, para la inclusión de esta herramienta en el plan sanitario de producción ganadera.
La actividad fue organizada por Batoví, Instituto Orgánico Bio Uruguay, la Dirección General de Desarrollo Rural del MGAP y las Ligas de Trabajo de Guichón y Fraile Muerto. Contó con la colaboración del Instituto Plan Agropecuario, la Escuela Agraria Guichón y el Anexo de la Escuela Agraria de Melo.
El objetivo fue desarrollar capacidades para la inclusión de biogarrapaticidas basados en hongos entomopatógenos para el manejo de la garrapata bovina, su multiplicación y aplicación a campo, y sus efectos a largo plazo en la restauración de los equilibrios en los agro-ecosistemas.
La Ing. Agr. Alda Rodríguez fue la encargada de la capacitación. La actividad forma parte de un convenio que tiene Bio Uruguay con la Dirección General de Desarrollo Rural del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, en el que también participan Sanidad Animal y las Mesas de Desarrollo de los departamentos donde se están realizando las experiencias con hongos nativos.
En la actividad estuvieron presentes el director de Desarrollo Rural, Carlos Rydström, el director departamental del MGAP, y técnicos de Sanidad Animal. También participaron técnicos y profesionales del área rural, además de estudiantes y productores.
Alda tiene un doctorado en Ciencias Agrarias y se ha especializado en el desarrollo de sistemas agroecológicos, con una base fuerte en el uso de organismos nativos para la regulación de las plagas y enfermedades en los sistemas productivos. En esta capacitación se buscó profundizar acerca del uso de hongos nativos como principios activos de biogarrapaticidas y éstos incorporarlos en el plan sanitario ganadero, como una herramienta más de control de esta plaga que es la garrapata, que es una de las causantes del uso de productos de síntesis, que tienen consecuencias negativas, como la contaminación de suelo y agua, y que además hace que se encuentren trazas químicas, tanto en la leche como en la carne, que finalmente implica pérdida de mercados internacionales o rechazo de algunos de los envíos: “Como la plaga es muy importante, y va acrecentando su nivel de importancia en el sistema ganadero uruguayo, especialmente en el norte del Río Negro, volviéndose cada vez más resistente a los diferentes grupos de garrapaticidas químicos, es de suma importancia desarrollar esta otra alternativa, algo que Bio Uruguay viene haciendo desde el año 2008, y en los últimos cinco años en convenios con el MGAP y con diferentes asociaciones de productores”, señala Alda.
Además de profundizar en la importancia de la conservación de la biodiversidad, del reconocimiento de especies nativas y su rol en el equilibrio, también se trabajó en las bases para que los productores familiares organizados puedan hacer sus propias multiplicaciones a nivel de campo: “El biogarrapaticida que hemos estado desarrollando en conjunto es inocuo para la salud humana, para el medioambiente, y es una alternativa muy importante para disminuir el uso de los químicos y además, en aquellos establecimientos ganaderos donde tienen ya problemas de resistencia a uno o más productos y están muy limitados en las alternativas de control, la incorporación de esta herramienta permite bajar la infestación de garrapatas, no sólo sobre el animal, sino también en el suelo, ya que estos hongos benéficos también actúan controlando la garrapata que está en el suelo (alrededor del 80% o más de la población de esta plaga vive y está en el suelo)”, explica Alda.