Martes 5 de julio, 2022
  • 8 am

Obispo de Salto se encuentra en Roma en busca de sacerdotes jóvenes para la diócesis

El Obispo de Salto Mons. Arturo Fajardo se encuentra en Roma, en un viaje programado para la búsqueda de nuevos sacerdotes que revitalicen las parroquias y capillas de la Diócesis de Salto. En estos momentos –y pese a la figura del Diácono Permanente- muchas de las capillas que están dentro de la Diócesis de Salto (Artigas, Salto, Paysandú y Río Negro), tienen serias dificultades por falta de curas. El objetivo de Fajardo es gestionar ante la Congregación de los Curas Teatinos (devotos de San Cayetano), que puedan instalarse en Salto y así tener un conjunto de sacerdotes que pueda ser distribuidos en la Diócesis.
UN PROBLEMA DE AÑOS
La falta de vocaciones sacerdotales, pero sobre todo de jóvenes que lleguen a la ordenación sacerdotal en Uruguay, es un viejo problema. De hecho la figura del Diácono Permanente, nace de la necesidad de contar con más recursos humanos que contribuyan con la labor de los sacerdotes, sobre todo los fines de semana cuando las tareas se multiplican y hay que atender las comunidades rurales. Desde hace años que se busca que cutas italianos, mexicanos y hasta brasileros, puedan llegar a Uruguay como parte de una misión que fortalezca su apostolado y acompañen a los sacerdotes uruguayos.
PADRES TEATINOS
La idea de Mons. Fajardo, que está alojándose en la Casa de los Padres Teatinos en Roma, es lograr convencer a esta congregación fundada por San Cayetano hace ya casi 500 años, que pueda instalarse en Salto. Se trata de una congregación que la gente-especialmente en Salto- los reconoce porque hay muchos devotos de San Cayetano, que además revitalizaría la labor misionera y de cercanía, en las diferentes parroquias.
Esta congregación estuvo en Salto hace unas semanas atrás y plasmaron el compromiso y su deseo de contribuir con la presencia de sacerdotes jóvenes que puedan mantener las actividades que la Iglesia Católica tiene en esta región del Uruguay.