Martes 5 de julio, 2022
  • 8 am

Uruguay y el comercio mundial de la carne durante el 2021

El Instituto Nacional de Carnes (INAC) presentó esta semana el anuario estadístico 2021, tanto en su versión en PDF, como así también en su opción interactiva. Este anuario forma parte de un ciclo de informes que lleva 50 años de forma ininterrumpida, por lo que se puede acceder a través de los mismos a estadísticas sobre faena y exportaciones, las que, en las cinco décadas registradas, acumulan 86 millones de bovinos faenados y contabilizan 23 millones de toneladas producidas. Sin dudas, estas cifras evidencian una actividad clave para la economía uruguaya.
En el anuario, el primer artículo que se publica tiene que ver con la presencia de nuestro país en el mercado internacional de la carne y su inserción en los principales destinos tanto desde el punto de vista sanitario como arancelario.
Uruguay y el comercio mundial de la carne
El comercio de los principales productos cárnicos registró un valor de US$ 106.000 millones en 2021 a nivel global, representando un aumento del 14 % respecto a 2020.
Las carnes bovina y aviar fueron las que impulsaron este crecimiento, explicando más del 80 % del incremento en su comercio.
En términos de precio, las carnes bovina, ovina y aviar tuvieron aumentos relevantes en 2021: las tres aumentaron un 15 % su valor por tonelada respecto a 2020. La carne porcina fue la que registró el menor crecimiento de precios, aumentando un 1 % respecto a 2020.
China se mantiene como el principal importador de todas las carnes: en 2021 importó por un valor de US$ 28.000 millones, representando el 27 % de la importación mundial.
Sin embargo, el dinamismo de este mercado ha variado según la especie de que se trate: mientras que fue el principal impulsor del crecimiento de la demanda mundial de carnes bovina, ovina y menudencias, su importación de carne porcina se redujo casi un 30 % respecto a 2020, importando US$ 3.200 millones menos.
Esto se explica mayormente por el proceso de reconstrucción del stock porcino y el consecuente aumento de la producción doméstica después del pasaje de la fiebre porcina africana (FPA) por el gigante asiático. En 2021, la producción local aumentó un 35 % respecto a 2020, quedando solo 10 % por debajo de los niveles pre-FPA.
Del lado exportador, existieron varios hechos salientes:
• Se registró un fuerte incremento de las exportaciones de carne bovina de Estados Unidos a China: este flujo comercial se quintuplicó entre 2020 y 2021, pasando de 280 a US$ 1.500 millones. Dicho incremento explica casi el 20 % del aumento de las exportaciones totales de carne bovina en 2021 respecto a 2020.
• Varios exportadores relevantes redujeron el volumen de su exportación de carne bovina en 2021 debido a diferentes situaciones coyunturales, dejando espacio para otros competidores:
• Brasil exportó 164.000 toneladas peso embarque (PE) menos en 2021, respecto a 2020. Esto representa una caída interanual del 10 %. Esto se explica, parcialmente, por la aparición de dos casos atípicos de encefalopatía espongiforme bovina en setiembre y la consecuente suspensión de las exportaciones a China.
• Australia exportó 130.000 toneladas PE menos en 2021, respecto a 2020. Esto representa una caída interanual del 12 %; principalmente como consecuencia de la sequía que afectó al país y la necesidad de retención de ganado bovino para la reconstrucción de stock local.
• Argentina exportó 48.000 toneladas PE menos en 2021, respecto a 2020, representando una caída interanual del 8 %. Ciertas restricciones al sector exportador impuestas por el Gobierno del país explican parcialmente esta caída. Esta reducción en volúmenes no impidió que los valores exportados aumentaran.
• Brasil y Canadá incrementaron su exportación de carne porcina, aprovechando el espacio que dejó la Unión Europea por el impacto de la FPA.
Los cambios en el acceso a mercados
Sanitario
INAC ha desarrollado un índice de acceso a mercados (IAM).4 Este otorga puntajes entre 0 y 100 a los países exportadores. Un exportador obtiene 100 puntos cuando concreta actividad comercial en todos los países importadores con todos los productos posibles. Si el exportador no logra acceder a todos los países importadores o no logra colocar todos los productos, el puntaje se reducirá de forma proporcional.
Esta metodología no se basa en relevamiento documental de las habilitaciones existentes, sino que utiliza datos comerciales: si existen exportaciones por más de un monto específico de un determinado producto a un determinado destino, se considera evidencia suficiente de que existe acceso a ese mercado para ese producto.
Cabe destacar que los cambios en el acceso a los mercados pueden explicarse a través de dos elementos:
1. Cambios en la relevancia del mercado de destino en el mercado mundial. Ejemplo: si la importación china de carne bovina congelada sin hueso representaba el 21 % del mercado total en 2020 y el 22 % en 2021, y Uruguay exportó en ambos años, entonces el acceso de Uruguay aumentó un 1 %.
2. Cambios en la canasta exportadora de Uruguay. Ejemplo: si Uruguay exportó carne bovina enfriada sin hueso a Canadá en 2020, pero al año siguiente no concretó comercio por más de US$ 1 millón de ese producto en ese mercado, entonces el acceso de Uruguay se redujo en la proporción que representa la importación de carne bovina enfriada sin hueso de Canadá en el mercado mundial en 2021 (2 %).
A continuación, se describen los principales cambiosen materia de acceso a mercados entre 2020 y 2021 para Uruguay, con base en el IAM, según especie.
Carne bovina
El nivel de acceso de Uruguay se mantuvo prácticamente incambiado entre 2020 y 2021, manteniendo un nivel de acceso cercano al 75 % del mercado mundial. Hubo ganancias y pérdidas que se compensaron parcialmente: por un lado, aumentó la relevancia en el mercado mundial de China, Corea del Sur y Chile, mercados a los que Uruguay ya accedía. Por otro lado, disminuyó la relevancia de Hong Kong en el mercado mundial como importador de esta proteína, lo cual afectó el índice a la baja. Adicionalmente, Uruguay no concretó actividad comercial con algunos mercados de baja magnitud relativa, los que, no obstante, permanecen habilitados.
Carne ovina
El acceso de la carne ovina uruguaya en los mercados internacionales aumentó de 39 % a 46 %.
Este incremento se explica mayormente por el aumento de la participación de China en el mercado importador de esta proteína; si bien Uruguay ya accedía a este país con estos productos. China pasó de representar el 34 % del flujo importador al 44 % de este entre 2020 y 2021. Esta ganancia de acceso se compensó parcialmente con la disminución de las exportaciones uruguayas al mercado europeo, las cuales no superaron el millón de dólares en 2021.
Carne aviar
La carne aviar uruguaya accedió solo al 1 % del mercado mundial en 2021. Esto representa 3 puntos porcentuales menos que en 2020. La mayor parte de esta pérdida se debe a que no se registraron exportaciones a Emiratos Árabes Unidos, mercado que representaba la mitad del nivel de acceso de la cadena de carne aviar uruguaya. Además, tres de los cuatro mercados que permanecen activos (Qatar, Barhéin y Congo) han reducido su participación en la importación mundial.
Arancelario
Uruguay no concretó ningún acuerdo comercial en el año 2021, por lo que las condiciones de acceso arancelario permanecieron incambiadas.
La única excepción es representada por la reducción del volumen disponible para terceros países (sin ser Estados Unidos), para la cuota 481.
Para el 2021, el total fue de 22.000 toneladas PE, 4.500 toneladas por debajo del año 2020. Uruguay pudo mantener las exportaciones dentro de este contingente, pero esto exigió ocupar una porción creciente en este.
Para los tres principales mercados asiáticos las condiciones arancelarias de Uruguay no cambiaron, aunque sí existieron mejoras en aquellas de los competidores, por lo que se experimentó un deterioro relativo. Existen calendarios de desgravación que benefician a Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos.
En el mercado chino el arancel para la carne bovina australiana cayó de 3,6 % a 2,4 %; mientras que la tasa para Uruguay se mantiene en 12 %.
En Japón los aranceles australianos, neozelandeses y estadounidenses cayeron de 25,8 % a 25 %, mientras que los uruguayos han permanecido en 38,5 %.
Finalmente, en Corea del Sur el descenso fue más significativo: de 21,3 % a 18,6 % para Australia; de 24 % a 21,3 % para Nueva Zelanda; Estados Unidos alcanzó un nivel significativamente más bajo, expuesto a un arancel de 13,3 %. Para Uruguay el gravamen permanece en 40 %.