Miércoles 6 de julio, 2022
  • 8 am

INIA Merín fue la variedad más sembrada de arroz en 21-22

En la estación experimental del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) en Treinta y Tres se realizó la 18ª edición del Taller de análisis tecnológico-productivo de la zafra de arroz 2021-2022, una jornada clásica de la regional que convoca a molinos, productores y técnicos arroceros para intercambiar y analizar los datos más relevantes del periodo.
El director de INIA Treinta y Tres, Walter Ayala, valoró la importancia de la actividad como instancia de intercambio. “Este taller es icónico para INIA Treinta y Tres y se diferencia porque en él trabajamos con datos reales de los sistemas de producción y esa información es compartida por actores privados que la ponen a disposición muy generosamente para el análisis y la discusión”.
Por su parte, el director del Programa de Investigación en Producción de Arroz, José Terra, apuntó que “ninguna zafra es igual a la otra y cada una tiene su particularidad, por eso la información que se comparte aquí es clave para analizarla, entenderla, corregir cuestiones a mejorar y prepararse para la próxima. Para INIA es una instancia fundamental porque obtenemos datos de primera línea que nos dan un panorama claro de los problemas y demandas productivas”.
Álvaro Roel, investigador del Programa de Arroz de INIA, analizó la situación climática del periodo, donde en términos generales, señaló que la fecha de siembra en esta zafra fue favorable. “En el norte y este del país para el 30 de octubre ya llevaban sembrada el 80-90% del área, mientras que al centro aún le faltaba sembrar el 30%”. En lo que hace a la demanda de agua del cultivo, en algunas zonas fue muy alta y eso acarreó problemas para mantenerlo inundado.
“La evaporación potencial fue la más alta registrada en los últimos 20 años con más de 600mm, dificultando en algunos casos el riego. Esto llevó a que el consumo de agua del cultivo en esta zona fuera un 30 % superior lo que provocó que algunas áreas hayan sido abandonadas por falta de agua”, apuntó el experto.
A continuación, los referentes técnicos de los molinos compartieron los datos productivos y tecnológicos del 2021-2022 de sus empresas y Federico Molina, investigador del Programa de Arroz de INIA, fue el encargado de resumirlos en su presentación. Entre los datos más relevantes, que contemplan el 81% de las áreas sembradas del país, el sector alcanzó un rendimiento nacional promedio de 9.318 kg/ha, posicionando la zafra culminada como la segunda más productiva de la historia de Uruguay.
“Por zona, en el este se obtuvieron 9.430 kg/ha, en el norte 9.246 kg/ha y en el centro 8.790 kg/ha. La variedad más sembrada nuevamente fue INIA Merín con el 45,2% del área, seguida por Gurí INTA CL (21,3%), INIA Olimar (8,8%) e INIA Tacuarí (6,2%)”, detalló.
Consolidándose en el territorio, INIA Merín fue la más elegida en el este (52,1%) y en el centro (44,7%), mientras que INIA Olimar fue la más elegida para sembrar en el norte (37,8%). Además del podio de área sembrada, Merín también se destacó en rendimiento, con 9707 kg/ha, seguida por INOV CL/FP (9595 kg/ha) y Gurí INTA CL (9077 kg/ha).
Como dato destacado, desde SAMAN Muzio Marella mencionó que el costo de producción del cultivo se ha visto afectado por la suba de insumos, mano de obra y combustible, estimándose en 2.185 dólares por hectárea para la próxima zafra. Esto representa, al valor actual de la bosa de arroz, un punto de equilibrio de 8850 kg/ha, planteando un nuevo desafío para el próximo periodo.