Martes 5 de julio, 2022
  • 8 am

La columna infiltrada

¿Existe alguna droga benévola?

La estrategia para evitar que se amplíe el consumo de drogas no puede basarse en la lógica comercial. No suelo entrometerme en temas políticos, de los que me siento alejado. Mi opinión no es de quien debe administrar un país, pero sí sé de qué se trata el tema, lo he vivido y observado muy de cerca. No se trata solo de mí opinión, se trata de la opinión de especialistas que trabajan en estos temas con una experiencia de muchos años. La mayoría de ellos han sido consumidores, por supuesto que, también, de la aparentemente inofensiva marihuana. Como ya he explicado antes, Narcóticos Anónimos es, hoy una institución numerosa, presente en todo el Uruguay. Allí hay una gran experiencia en el trato de adicciones, basada en la relación directa con adictos, incluso con adictos en situaciones de extrema gravedad, como fue mi caso cuando la internación en el Británico en 1991.

Si algo debiera ser previo a una medida como la legalización de la marihuana es efectuar una amplia consulta a quienes no solo atienden desde las instituciones a los afectados por la droga sino, sobre todo, a la ciencia, que podría arrojar elementos de juicio más sólidos acerca de la inocuidad de la marihuana. Hasta hace poco también el cigarrillo era una droga social ampliamente consumida y tan inofensiva como la marihuana. ¿No había detrás del cigarrillo intereses, incluso, más poderosos de los que puedan estar involucrados en la comercialización ilícita de la marihuana? ¿Y qué pasó de un viernes para un lunes en un país chico como el Uruguay? ¿No se justificaría una conferencia internacional, tal vez con sede en nuestro país, a los efectos de realizar una amplia consulta, desde todos los ángulos, sobre las adicciones en general y la eventual inocuidad de la marihuana?

Estas son algunas de las opiniones de quienes conocí en más de veinte años de rehabilitación: Piñeiro, por ejemplo, le dice a Campodónico: “hay un aumento clarísimo del consumo y como consecuencia de él también lo hay de la delincuencia, del bajo rendimiento y de la deserción estudiantil, de la indigencia, de la inseguridad, de la violencia callejera, de los suicidios, de las muertes tempranas, de internaciones en hospitales y sanatorios, del abandono laboral, de los conflictos familiares y de los divorcios. Y parecería que no se hubiera tomado conciencia de lo que esto significa, es decir de lo que representa el aumento del consumo”.

Con respecto a la inofensiva marihuana opina Piñeiro: “Estoy totalmente en contra de la legalización de la marihuana. Cuánto más fácil resulte conseguir la droga más fácil se hará el consumo. Entonces la gente consumirá más y por lo tanto, aumentarán las consecuencias que señale antes. Ante la pregunta de si la marihuana es un paso para llega luego a otras drogas más pesadas, puedo contestar de una manera que puede parecer contradictoria, pero es el reflejo de la realidad. No todos los consumidores de marihuana pasan a otras drogas, pero el 95% de los que consumen otras drogas pasaron antes por la marihuana. Además, la marihuana realmente hace daño quizás no como la pasta base, es más sutil, no lleva a hacer nada “malo” como robar o ejercer la violencia, pero tampoco produce nada “bueno”. De ahí que equivocadamente se considere que se la puede tratar de un modo más tolerante. El adicto a la marihuana se convierte en una persona sin voluntad, es incapaz de tomar decisiones, queda estancado. En el plano individual es una especie de ente. No me olvido, además, que la droga que más problemas causa en el Uruguay es el alcohol. Y todos sabemos que está legalizada ¿se quiere hacer lo mismo con la marihuana? El alcohol se encuentra en todas las edades, en todas las clases sociales, en todo el país, en ricos, pobres, mujeres y hombres. Además el caso de Holanda, que suele ponerse como ejemplo para apoyar la liberación de la marihuana, no es aplicable entre nosotros, ya que allá se manejan pautas culturales muy diferentes a las nuestras”.


Extraído del libro “Desde la cordillera del alma”, sobrevivir a los Andes y superar las tragedias de la vida, de Carlitos Páez. Editorial Planeta. Mayo 2015