Martes 5 de julio, 2022
  • 8 am

Aseguran que déficit alimentario en adolescentes se relaciona a inadecuada calidad de comidas

Por Andrés Ferreira.
Según datos de la ANEP, 7000 adolescentes de liceos y UTU utilizan los beneficios de comedores alimentarios en ANEP. En este sentido, CAMBIO entrevistó a la -Magister, doctorada en Nutrición, Dp. Diabetología y Psiconeuroinmunoendocrinología, Débora Sotelo, recabando información acerca de lo que en su labor diaria, observa en los adolescentes en cuanto a su alimentación.
MUY INADECUADA CALIDAD DE ALIMENTACIÓN
Según indicó la especialista en nutrición, lo que se observa en los adolescentes actualmente no se trata de un déficit alimentario asociado a la desnutrición por falta de comida en sí, sino que se debe a una “mala”-por decirlo de alguna manera-, calidad en su alimentación. “Hay excepciones en las que se observa un aporte nutricional acorde al importante requerimiento de este grupo etario, sin embargo, en su mayoría el déficit alimentario en los adolescentes no está enfocado en la cantidad, sino que se trata de una calidad inadecuada a la hora de alimentarse” expresó.
ADITIVOS “AUTORIZADOS” PRODUCEN SEVERAS ENFERMEDADES
Por otro lado, Sotelo aseguró que, un tema muy importante a tener en cuenta, son los aditivos alimentarios que son agregados en cantidades considerables, a la mayoría de los alimentos de consumo frecuente de los adolescentes. “Esos aditivos alimentarios no están dentro del cuadro de información nutricional, en el cual figuran kilocalorías, proteínas, hidratos de carbono, lípidos y micronutrientes. Lo alarmante es que el contenido de aditivos en los alimentos no son incluidos dentro de esa tabla que algunos pocos consumidores consultan. Generalmente, cuando lo incluyen (hecho que no siempre se hace), dicha información se encuentran debajo, en los ingredientes. Sin embargo, lo preocupante es que el lugar que ocupan es debajo de los ingredientes básicos que conforman la receta del alimento; es decir, los componentes que las personas conocen y a los aditivos los describen en códigos o con palabras que no son de dominio público” detalló. Y continuó, “esos códigos son, por ejemplo, INS102, E303i, letras y números que las personas normalmente no tienen ni idea de que se trata, los cuales son verdaderos venenos que se utilizan y que están autorizados dentro de los aditivos alimentarios, los cuales, con el consumo frecuente y prolongado en el tiempo, producen enfermedades de importante severidad. En tal sentido se enfoca la inadecuada alimentación en la mayor parte de los adolescentes”.