Viernes 19 de agosto, 2022
  • 8 am

Un camino juntos

Gerardo Ponce de León
Por

Gerardo Ponce de León

218 opiniones

Por Gerardo Ponce
De León
Siempre le tengo que agradecer, a diario CAMBIO, el hecho de que me obligan a leer a informarme para así poder cumplir con el compromiso personal de llegar a ustedes por medio de estos escritos de forma de tener una base sobre los mismos. Cuando le agrego cosas personales, lo trato de hacer de una forma que se den cuenta que es mi opinión personal.
También les escribo de casos de nuestra vida, pero les puedo asegurar que son reales; que la vida me hace encontrarme con ellos y me llevan a meditar o razonar, como sería mi reacción frente a ellos. También tengo que tener presente a mucha gente que me han permitido conocer realidades, que muchas veces no conocemos o no queremos ver, ya que implica “bajar” de nuestro status social para comprender esa otra realidad. Cuando les escribo esto, pasan por mi mente figuras, rostros y nombres, a los cuales les debo el “entrar” en esas realidades, muy diferentes a la de uno; que cuesta creer que sucedan a nuestro lado y eran desconocidas.
He conocido gente que me han enseñado lo que es la caridad que sale del corazón, también aquellos que dan de lo que tienen todo y me demuestran mi egoísmo que está a flor de piel. Como también esos que dan “de su pobreza todo lo que tienen” y nunca pensamos de que son capaces de hacer lo que hacen.
Muchas veces me pregunto por qué no escribo bien, ya que se me ha llamado la atención, dado que soy reiterativo, uso muy seguido las mismas palabras para tratar de llegarles a ustedes de forma que se me entienda. Estoy convencido que el diario, tiene o cuenta con gente que se expresa o escribe mejor que uno, pero ellos me han “bancado” hoy día por más de 12 años.
De ahí parte mi agradecimiento y también el hecho de que nunca me llamaron la atención sobre algún escrito.
Aunque nos parezca mentira, ese mundo muy distinto al nuestro, ni mejor ni peor, que es diferente, está a tres cuadras de la calle principal de esta ciudad. Hablo de Salto, ya que es la que conozco y comienzo hablando de la zona de Paso del bote. Muchos me dirán que es esa zona, pero basta con ir más al Norte para encontrarnos con otra zona, muy diferente.
¿Hasta dónde llega el diario?, ¿qué zona? No lo sé, por eso entiendo que tengo que tratar de ser lo más sencillo posible, para lograr esa empatía, que tiene que existir entre quien lee y el que escribe. No pretendo que aprendan conmigo, pero sí, que aprenda de ellos su escuela de vida, ya que son libros de vida, enseñanzas de forma y aceptación de una realidad que muchas veces desconocemos.
Lo que sí sé que existe gente o personas que uno nunca se le puede ocurrir que lean estos artículos, pero no creo que sea solamente los míos, sino que uno no puede medir el alcance de un diario, una radio. Gente que plantea sus problemas para que uno escriba y sea un medio de ayuda para tratar de lograr un poco de paz.
¡Cómo no voy a estar agradecido! Dentro de una posibilidad que me dieron y mantienen, tengo que ser lo suficientemente capaz para lograr que cada uno sea mejor que el anterior. Eso trato y quiero lograr. Sé muy bien que no es para cualquiera “la bota de potro”.
Vamos a seguir tratando de mejorar y poder ser útil a diario CAMBIO.