lunes 26 de septiembre, 2022
  • 8 am

El flagelo de la droga

César Suárez
Por

César Suárez

19 opiniones

Por Gerardo Ponce
De León
Hace muchos escritos en los cuales les hacía saber mis ganas de tener mayor conocimiento sobre uno de los flagelos que, hoy día sufre, principalmente los jóvenes, los niños y también los mayores, como los estupefacientes. Pongo así por todo lo que hace tener una dependencia hacia ellos ya sea droga y/o alcohol. Muchos nos preguntamos y acusamos por dicha dependencia, y nos olvidamos de la cuota parte que tenemos todos.
Es un mundo aparte, muy poderoso y con brazos muy largos, de los cuales, no conocemos, lo miramos con un dejo de rechazo, sin conocer el porqué se “cae y se vive” en dicho mundo. Como todo es muy fácil caer y muy difícil salir, con el problema de la perdida de la voluntad, personalidad, en otras palabras, se llega a dejar la esencia del ser humano. Se abandona, no importa nada, andamos por la calle sucios, se llega a hacer robo, sexo y cualquier cosa que genere dinero para poder hacernos de cualquiera de estos vicios.
Es un mundo muy diferente al nuestro, con caminos oscuros y tenebrosos, con un destino incierto que es desconocido por mucha gente. Por eso me gustaría saber, porqué se cae, que se siente y vive. Algo uno llega a tener una idea, me enseñó el contacto, la charla, principalmente gente que sufre y quiere salir que hablan con franqueza, que sufren y quieren salir. Uno se siente culpable de que en muchos casos, indirectamente, le damos un empujoncito para que entren en ese mundo. No crea que lo escribo como para quedar bien, sino que creo que muchas veces nuestro desinterés, nuestro desprecio, rechazo, destrato, nos lleva a poner una pared, un muro con esta gente, que en su gran problema lo marca la falta de amor, de nuestro trato, que es como si frente a nosotros tengamos una paria, nos produce “asco”.
Dentro de otros sectores de la sociedad, también se vive esta experiencia, que es mejor llamarla enfermedad, porque lamentablemente es gente enferma, pero se vive de otra forma, se está limpio, las caídas son a nivel de hogar y es poca la gente que sabe o ve la caída, que no es otra cosa que mostrar que se está enfermo; pero se mueven a otro nivel, pero reitero, son seres enfermos.
Cuando uno ve, sea el nivel social que se quiera, hay un cambio de personalidad, de comportamiento, la realización de la enfermedad se ve porque uno la muestra y otros lo hacen en privado. En ambos casos es muy difícil salir y en ambos lo más fácil es entrar. Pero siempre existen razones que son las causantes de dicha enfermedad, que en muchos casos son problemas familiares y el consumismo. En los familiares son: violencia, abuso y ejemplo, en el consumismos los motivos (que pueden ser más) pero son para mí: educación, falta de personalidad, y “manija” provocados por los que muchas veces, se dicen amigos, del que tenemos que tener tal cosa.
Personalmente se me entrevera la droga con el alcohol y mucha gente me habla del olor, pero no me doy cuenta de la diferencia, ya que los veo iguales a ambos casos y la prueba está y es lo que me importa, que son los dos casos de enfermos y esperan, una mano para poder salir de su estado, de su enfermedad.
No sé, si Dios no quiere que entre en este terreno, ya que creo que es muy absorbente y me ve con falta de capacidad o preparación, para atender estas enfermedades.