viernes 30 de septiembre, 2022
  • 8 am

Familia de Tatiana González pide justicia y que se la recuerde con alegría

El pasado 17 de agosto, Tatiana González, una joven de 40 años de edad, fue brutalmente asesinada por su ex pareja, un hombre de 56 años, que le quitó la vida mediante golpes y balazos. Tatiana estaba embarazada de 7 meses, y esperaba a una niña llamada Matilda. Este hecho dejó con un profundo dolor a su familia y a la población, y por este motivo, CAMBIO dialogó con su familia, quienes la recuerdan con alegría, y a la vez sienten su ausencia.
DIJO ESTAR
ARREPENTIDO
Tatiana, madre de 3 hijos, Sol, Franchesco y Miguelina, esperaba a Tatiana que tenía 7 meses de gestación. Sus hermanos, su abuela Griselda y otros familiares, esperaban con ansias el nacimiento de Matilda, la bebé que venía en camino. “El asesino de Tatiana no pudo ser más frío, lo llamé 3 veces para preguntarle si sabía algo de ella y en todas las oportunidades me contestó que me quedara tranquila, que no sabía nada pero si llegaba a tener información me llamaba” dijo Griselda, madre de Tatiana. “Después de haberla asesinado y que fue detenido por la policía, tuvo el descaro de haber llamado a sus hijos y decirles que estaba arrepentido, que arrepentimiento puede tener una persona, si en 24 horas o más que planeó el asesinato de mi hija, no se arrepintió, luego de haberla asesinado y con Matilda con 7 meses, no creo en sus palabras” agregó.
PALABRAS DE SU FAMILIA
La familia de Tatiana y Matilda, sienten su ausencia, y les permanece ese profundo dolor que es difícil soportar. “Sus hijos eran muy pegados a ella, saben lo que significa para ellos de un día para el otro quedar sin su pilar, porque Tatiana iba a todos lados con ellos” expresó Griselda. CAMBIO obtuvo las palabras de los hijos de Tatiana, Sol (24), Franchesco (18) y Miguelina (7) quienes manifestaron “Ma, te vamos a amar para siempre, protégenos y nunca nos dejes, cuida a Matilda”. Por su parte, Griselda, la madre de Tatiana, dijo “Se cumple un mes del brutal asesinato de mi hija Tatiana y mi nieta Matilda, que perdieron la vida en manos de un sicario de no sé qué mafia, aludiendo celos, le cerró la boca. Esperamos que el fiscal llegue al meollo y se haga justicia”.