miércoles 1 de febrero, 2023
  • 8 am

El arte de formar un perro de protección (II)

Armando Guglielmone.
Adiestrador canino, educador etólogo.
Especialista en problemas de conducta.
Contacto: 098 539 682
Continuando con el tema que venimos desarrollando sería bueno saber cómo conseguimos un buen ejemplar para esta tarea, la de protección. Si lo que queremos es mayor certeza en cuanto a la elección deberíamos ir por perros de líneas de trabajo de las razas con mayor predisposición para la tarea, en nuestro medio estaremos limitados mayormente a ovejeros alemanes y ovejeros belgas malinois debiendo en el resto de las razas en lo posible poder valorar el temperamento de los progenitores para tener mayores posibilidades de éxito con el cachorro que elijamos, si el perro ya tuviera más edad ya sería posible realizarle un test de carácter para saber qué posibilidades tendremos con él o no. En este punto me gustaría explicar que es un perro de líneas de trabajo pues muchas personas piensan que eso lo determina el dueño del perro en función de la actitud y predisposición del mismo para el trabajo en particular que realizase, pudiendo ser perro de protección, de rastro, de caza, de pastoreo, etc. Los perros de línea de trabajo son perros de determinadas razas que durante décadas han sido seleccionados exclusivamente por su alta capacidad para el adiestramiento en la tarea que se esté buscando que realicen, mediante pruebas de trabajo se ponen a prueba las capacidades de estos sin importar como se ven estos respecto al estándar fenotípico, acá no importa la pigmentación, el color de ojos, tamaño de las orejas o si es anuro, se valora exclusivamente la utilidad, llevándose un registro genealógico oficial que certifica su linaje. En las líneas llamadas de belleza deberemos cernir mucho hasta dar con el sujeto que pueda satisfacernos en la tarea pero siempre asumiendo que difícilmente obtendremos unos máximos en rendimiento, es más, aún en las líneas de trabajo en función de lo propósitos que busquemos deberemos en ese caso seleccionar entre los ejemplares que mayores posibilidades de éxito nos ofrezcan, no es lo mismo un perro para uso cotidiano familiar o de trabajo
que un perro para
competir a alto nivel. He visto y me ha tocado también adiestrar malinois que distan mucho de lo que debería ser la actitud de un perro con elevada predisposición al aprendizaje, carentes casi completamente de instintos necesarios para desarrollar a pleno el trabajo, asumo que debe ser debido a que como con todas las razas que empiezan a ganar popularidad la mayoría de los propietarios apuntan a reproducir y no a “criar “, como debería ser, por eso hay que buscar siempre sin prisa y con ojo fino buscando asesoramiento capacitado. En muchas partes del mundo se ha empezado a seleccionar por parte de criadores preocupados por la pérdida de aptitudes de sus perros, ejemplares funcionales para las tareas específicas que se les requiere, en Brasil por ejemplo hay ya tres líneas de Filas diferenciadas ya que se ablandó tanto el carácter de la raza que criadores amantes del temperamento original de esta maravillosa raza de guardia y protección pusieron manos a la obra para que no se pierda lo que la hizo tan valiosa … continuará.